domingo, septiembre 26, 2021
InicioCulturaEl show debe continuar

El show debe continuar

Miembros de Orquestas del Bicentenario piden la continuidad del programa

Tengo un amigo remisero con quien suelo debatir cuestiones de actualidad y temas existenciales en mis esporádicos viajes. Como vengo de una familia de músicos (mi abuela era concertista de piano, mi hermana cantante lírica, mi marido percusionista celta, y yo incursiono en la flauta traversa) el arte ha formado parte de mi vida siempre. Me gusta conversar sobre eso. Lo mismo ocurre con este remisero. Meses atrás me comentó con indisimulable orgullo que su hijo había logrado entrar al colegio Esnaola, una de las únicas secundarias públicas que se encargan de la formación musical de adolescentes. El chico, de unos doce años, toca el clarinete a un nivel casi profesional.

No es fácil ser músico. Beethoven decía que “el músico tiene el alma de un nómade y la disciplina de un soldado”. No basta con las ganas o la inspiración. Se necesitan tiempo, esfuerzo, dedicación. Horas y horas de práctica y estudio. Los que hemos tocado alguna vez instrumentos de viento sabemos que la mera producción del sonido puede implicar meses de frustración. Ni hablar de los instrumentos de cuerda frotada (violín, viola, cello, contrabajo). Los primeros acercamientos suelen ser extremadamente arduos. Nuestra imagen mental del violinista virtuoso no coincide con esos esfuerzos iniciales que se parecen más a un quejido de ultratumba.

[pullquote]. Hoy los puestos de trabajo y la formación musical de miles de niños y adolescentes se ve amenazada. Los docentes afirman que se está efectuando un vaciamiento, que se encuentran precarizados laboralmente, y que la continuidad del programa está en riesgo.[/pullquote]

¿Qué es lo que mueve, entonces, a un niño en esta árida travesía? ¿Qué lo acerca a la música? ¿Qué incentivo puede ser tan fuerte como para alentarlo durante los primeros tiempos? La respuesta es sencilla: maestros con vocación y programas culturales bien articulados. Al niño de mi relato se le acercaron en la escuela. Le ofrecieron formar parte de una orquesta. Podría elegir entre el cello, el violín o el clarinete (las plazas de piano y percusión habían sido las primeras en ocuparse). Los docentes le proveerían del instrumento hasta que él pudiera acceder a uno propio, pero a cambio él debería mostrar empeño y no faltar a los ensayos. El chico tuvo que atravesar una primera etapa de lenguaje musical donde le enseñaron los rudimentos de lectura y rítmica. Luego comenzó a practicar con sus compañeros de orquesta. Todo esto después de clases, en un horario en el que él solía jugar al fútbol o mirar televisión.

El show debe continuar

Hoy ese niño ama tanto la música que decidió dejar atrás su grupo de compañeros de escuela para probar suerte en el Esnaola. “Yo sé que los voy a extrañar. Pero quiero ser músico” dice. El padre me contó que durante la prueba se puso a improvisar junto con otro ingresante (un desconocido hasta ese momento): tocaban en el piano y el clarinete canciones de Queen, dialogando de esa forma tan especial en la que sólo pueden hacerlo los músicos. Lo impactante es que cuentan con sólo once, doce años.

Esta semana cientos de alumnos y docentes de las Orquestas Nacionales del Bicentenario se reunieron frente al Cabildo para pedir la continuidad del programa. A modo de protesta eligieron hacer lo que mejor saben: interpretar música. El proyecto posee 140 orquestas y otros tantos coros en todo el país, y fue propulsado en 2008 por el anterior gobierno de Cristina Kirchner. Hoy los puestos de trabajo y la formación musical de miles de niños y adolescentes se ve amenazada. Los docentes afirman que se está efectuando un vaciamiento, que se encuentran precarizados laboralmente, y que la continuidad del programa está en riesgo.

Hubo muestras de solidaridad a lo largo de todas las provincias: por ejemplo, por parte de la Orquesta Sinfónica de Salta, que desplegó carteles al final de uno de sus conciertos.

No permitamos que se atente contra la cultura. El show debe continuar.

Cómo colaborar:

#NoAlCierreDeLasOrquestas

Change.org: Firmando la petición “Que la banda siga tocando”

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments