El yerno de Trump refuerza su poder

98

Dentro de las principales actividades realizadas por el yerno de Trump, Jared Kushner, se encuentra el viaje a Irak en el que acompañó al jefe del Estado Mayor, tras haber preparado la visita del líder chino.

Mucho antes que el consejero de Seguridad Nacional o que el Secretario de Estado, el primer alto cargo de la Administración de Donald Trump en visitar Irak no ha sido su yerno, Jared Kushner, consejero presidencial y personaje cada vez más influyente en Washington.

Este viaje que comenzó el lunes y del que no se conocen muchos detalles, deja claro que el creciente poder de este empresario de 36 años y su esposa, la primogénita del presidente, Ivanka Trump, ya con puesto formal en la Casa Blanca.

Desde los días iniciales de la nueva presidencia, Trump confió a este joven un papel relevante como el de asesor principal y una labor crítica como el mediar en el conflicto palestino-israelí, atendiendo a su condición de judío, pero su figura no ha hecho más que crecer desde entonces, eclipsando en muchas ocasiones al secretario de Estado, Rex Tillerson.

Del mismo modo han intervenido en los encuentros con México y en las reuniones preparatorios de la próxima visita del presidente chino, Xi Jinping, y él le atribuyen muchos analistas una influencia definitiva a la hora de suavizar algunas de las políticas sociales del presidente republicano.

En días pasados también fue nombrado responsable de la nueva oficina de Innovación Americana, un organismo que, grosso modo, busca reformar la Administración pública con fórmulas empresariales.

Su desplazamiento a Irak se realizó sin previo anuncio por invitación del jefe del Estado mayor conjunto, el general Joseph Dunford, y en compañía también de Thomas Bossert, consejero de seguridad de Trump, con el fin de conocer de primera mano la situación. En una reunión con el primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi, analizaron “la batalla de Mosul y el apoyo de la alianza internacional al problema de las personas desplazadas”, según un comunicado de la oficina del Gobierno iraquí.

El Gobierno de Trump prometió reforzar  la lucha contra el terrorismo islámico y acelerar la caída del autodenominado Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *