en el amor como en el deporte

Vivir en el amor, como en el deporte

540

Si comparásemos el amor con el deporte, podríamos asegurar que se trata de una carrera de fondo, de largo recorrido; en la que, además, se le añaden obstáculos. Un deporte que no es nada sencillo, pero como todos, resulta muy gratificante. En el amor, como en el deporte, se necesita entrenamiento y practicar habitualmente estrategias que nos ofrezcan un buen rendimiento.

Hay que hacer ejercicio para que el amor no desfallezca, mantenerlo vivo, cuidarlo. Al igual que en el deporte podemos encontrar ejercicios, prácticas que consiguen su objetivo; como por ejemplo las frases bonitas que aquí encontrarás y que en alguna ocasión podemos utilizar para que el amor se sienta fuerte y saludable.

Está científicamente demostrado que las palabras de amor, en su justo momento, tienen un gran valor para quien las recibe. Abren una serie de procesos bioquímicos que consiguen liberar endorfinas, dopaminas y serotoninas, conocidas popularmente como hormonas de la felicidad; solo comparables al sentimiento de euforia que se siente al hacer deporte.

El amor necesita mantenimiento, como el deporte. El cuidado, el respeto, los detalles como el envío de frases que enamoran, son esos ejercicios que mantienen, cuando no elevan, el nivel de enamoramiento que toda relación necesita para permanecer fuerte y llegar lejos.

Avivando la chispa

En ocasiones, nos encontramos sin ánimos, cansados de la misma rutina y necesitamos de nuevos ejercicios, cambiar de deporte, un cambio en la forma en la que nos enfrentamos al entrenamiento.

En el amor, como en el deporte puede ocurrir algo muy similar, por lo que es posible que este se vaya apagando lentamente por falta de aliciente, por el exceso de monotonía.

Al igual que en el símil que estamos utilizando del deporte, necesitamos un cambio que nos devuelva el entusiasmo; como puede ser la ropa erótica que encontramos en la tienda online vivesexshop.

No engañamos a nadie si afirmamos con rotundidad que en la intimidad de la pareja es donde anidan la energía y la fuerza para que el amor esté completo.

en el amor como en el deporte

Si queremos tener una vida saludable y que merezca la pena ser vivida, debemos cuidar nuestra salud, tanto física como intelectual. Del mismo modo, cuidar la emocional y la pasional, pues todas estas partes en las que podemos dividir nuestra salud nos conforman y complementan.

El deporte, la cultura, una buena alimentación, pero, sobre todo, una relación sentimental donde poder descansar, reír, confiar, anidar, proyectar ilusiones… es posiblemente la parte más importante para tener una buena vida. Aunque, en los tiempos que corren, cada día se preste menos atención a ella.

Principio y final de una relación amorosa

En cuanto a cómo comienzan o terminan las relaciones sentimentales, encontramos serias diferencias con la práctica del deporte. Y es que los idilios románticos han cambiado bastante en cuanto a la forma de comenzar su andadura.

Los paseos por la calle, encuentros en la plaza del pueblo, las copas en los bares pasaron a mejor vida; ahora, la forma que utilizamos con más frecuencia para buscar pareja es recurrir a páginas webs, como loventine, que se encargan de hacer realidad citas en internet para que salgan perfectas.

en el amor como en el deporte

Atrás quedaron las situaciones comprometidas, a veces ridículas; en las que no sabíamos cómo actuar ante una chica o un chico que nos gustaba. Ahora, también tenemos más posibilidades de que la relación funcione.

Ventajas de los websites para citas

A través de este tipo de páginas, completamos una ficha donde escribimos nuestras preferencias y gustos; luego la plataforma busca por nosotros a aquellas personas que pueden resultar más afines a nuestra forma de ser.

¿Qué puede pasar? Se reduce considerablemente la probabilidad de que no se gusten, se aburran juntos o no se tenga de qué hablar.

Con las citas que estas plataformas nos facilitan, evitaremos la frialdad del primer encuentro, sabremos algo de la otra persona y estaremos seguros de que al menos ha sentido interés; de lo contrario, la cita, no se hubiera dado.

en el amor como en el deporte

Así que si lo que quieres es ligar, conocer al amor de tu vida, solo charlar y ser amigos, esta web es para ti; porque con toda seguridad habrá alguien que está buscando lo mismo que tú.

Si quieres ir con el signo de nuestro tiempo, lo tienes muy fácil, puedes empezar a conocer a otras personas con esta web. Tienes la oportunidad de chatear con ellas, enviarles guiños o mensajes para romper el hielo, y preparar las condiciones que permitan una cita perfecta.

Además, todo esto es completamente gratis, así que no esperes más y comienza la relación que quieres tener.

El final siempre es triste

Pero, a veces, independientemente a cómo haya empezado el partido, cómo se haya jugado, se acaba perdiendo; y esto es lo que también pasa, con demasiada frecuencia, tanto en el amor, como en el deporte.

Las relaciones amorosas deben ser jugadas desde la perspectiva de un mismo equipo. Sin embargo, cada vez más a menudo se acaba por terminar una relación porque uno de los componentes decide abandonar el partido.

Pero como todo buen deportista, en la carrera de fondo que hemos dicho que es el amor, cuando terminan contigo no puedes hundirte y dejar de ejercitarte. Podemos permitirnos un tiempo para reponernos, pasar el llamado periodo de duelo y aceptar cuando las cosas se terminan.

De este modo, se puede volver a empezar: libres de toda carga y con la experiencia ganada.

Así es como tiene que ser: aceptar, perdonar y olvidar, pasar página definitivamente; porque sabemos que el mundo no se acaba y hay que saber volver a comenzar.

en el amor como en el deporte

Es como el corredor que no llega el primero a la meta, pero sabe que no será su última carrera; y, que cuenta con mejor forma física, mayor experiencia para afrontar nuevos retos. En el amor, como en el deporte, el final si no se gana siempre es triste.

Pero para no terminar apesadumbrados este artículo, que quiere ser optimista, recordaremos que al igual que el oro de las medallas, si se oxida es que no era oro. Si el amor se acaba, simplemente, es que no era amor.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *