En España Procter and Gamble mejora plan de reciclaje

178

España.– Las factorías de Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña fabrican productos de higiene personal y limpieza bajo la certificación cero residuos de producción.

En España lograr producir artículos de higiene y limpieza a través de un mejor sistema de reciclaje les ha permitido reducir la basura a cero, beneficiando así al medio ambiente y a los seres humanos. Esto es posible gracias a una mejor metodología y herramientas en el diseño de los productos y las tecnologías.

Las tres factorías de Procter and Gamble ubicadas en Aragón, Comunidad Valenciana y Cataluña lo hicieron y la compañía matriz espera que todas sus plantas en el mundo lo logren en el año 2020. Así lo anunció Elio Estevez, responsable de comunicación científica de Procter and Gamble.

Estevez explicó que “el objetivo es conseguir que las casi 100 factorías de las diferentes marcas que gestiona Procter and Gamble alcancen la meta de cero residuos en los próximos cuatro años”. La iniciativa forma parte de un plan que contempla “reciclar, reutilizar o transformar” los residuos que genera la corporación en todo el mundo y que ya ha significado un ahorro de 1.520 millones de euros.

Además del beneficio económico, el vocero de la empresa destacó que “cinco millones de toneladas métricas de residuos, de las 113 plantas que posee a escala mundial Procter and Gamble, no han llegado a los vertederos”. La meta es alta; sin embargo, Estevez explicó que “se ha cumplido en el 56% de la producción mundial y en Europa hemos logrado el 82%. Sin embargo, para llegar a la totalidad la empresa deberá certificar doce o trece plantas cada año en cuatro años”.

En cuanto a la producción, en la planta de Jijona, Comunidad Valencia, se fabrican pañales y compresas, mientras que en Montornés de Cataluña y Mequinenza de Aragón confeccionan los pañales para incontinencia adulta, compresas y toallitas.

Seguidamente, en la factoría de Jijona se producen los pañales Dodot y allí se ha logrado sustituir la celulosa por compuestos más eficientes, como “perlas superabsorbentes”, lo que representa una reducción del 16% de materiales y un 11% menos de energía en comparación con el producto anterior.

Estevez concluyó su exposición señalando que la certificación cero residuos de producción no significa que no se genere ningún residuo en la fabricación, sino que se minimizan al máximo. Estos son inevitables de producir, por eso los que se generan entran en el proceso de reciclaje, reutilización y transformación.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *