En Francia la noche sigue en pie

Francia- En el día de hoy se llevó a cabo la sexta movilización para protestar contra la reforma laboral llevada adelante por Hollande.

Más de 120.000 personas se hicieron presentes en distintos puntos del país para manifestarse en contra de la reforma laboral que flexibiliza los contratos de trabajo en toda Francia. Las protestas se dieron en más de 60 ciudades del país, convocando por sexta vez a miles de estudiantes, trabajadores y sindicalistas.

A comparación de la manifestación del 31 de marzo, la que se produjo en el día de hoy convocó un caudal de gente mucho menor. Y es que el jueves 31 se estima que más un millón de manifestantes asistieron a las protestas convocadas en Francia en alrededor de 200 ciudades.

Al igual que en otras lamentables ocasiones, los disturbios estuvieron presentes, al enfrentarse la policía y los manifestantes. En París, ciudad que suele ser escenario de las manifestaciones más concurridas, de camino a la Plaza de la República, un grupo de personas con sus rostros ocultos por capuchas se enfrentaron a la policía lanzándoles botellas, bombas de humo y según testimonios, proyectiles. La policía por su parte, respondió con gases lacrimógenos, intentando así dispersar a los manifestantes. A raíz del enfrentamiento un protestante resultó herido, al igual que tres policías.

Dejando de lado la poca convocatoria en esta sexta jornada, los sindicatos confían en poder movilizar a más personas en una nueva protesta, que se llevaría a cabo el próximo 28 de abril.

Y es que a pesar de la menor convocatoria los manifestantes se encuentran en un período de mayor organización, ya que han podido reunirse en asambleas para discutir los pasos a seguir para frenar al 100% el intento de Hollande por concretar la reforma laboral.

La Nuit Débout (noche en pie) es el nombre que se le ha dado a un grupo de personas que desde el 1 de abril ocupan la plaza más famosa de París, la Plaza de la República. El movimiento surgió a través del diario Fakir con fuerte presencia del jefe de redacción François Ruffin, quien también produjo “Merci Patron” un documental satírico que refleja las consecuencias del desempleo.

El periodista ha asegurado que “Alguien me dijo una vez que si alguna vez había una sublevación en Francia, Europa temblaría” haciendo alusión al masivo descontento social que vive Francia en estos meses.

Quienes allí están, se han esforzado por darle contenido a un evento que en los últimos días ha sumado a varias personas, llegando a ser 2000 personas. Aunque al principio la ocupación de la plaza iba a ser de tres días, han decidido por medio de una asamblea permanecer allí hasta el día de hoy a la medianoche.

Más allá de que la noche en pie está acompañando a la protesta por la reforma laboral, se han sumado a ella activistas de distintas ramas y ecologistas. La Nuit Débout se extendió no solo en ciudades francesas, sino también en la ciudad de Bruselas en Bélgica y se ha ganado el apodo de “15M a la francesa” aludiendo al movimiento de los indignados en España.

En una semana han logrado armar diversas asambleas, y para hacer posible la participación en ellas una mujer ha comentado que: “Se han empezado a hacer comisiones porque de lo contrario es muy difícil llevar una asamblea con 2.000 personas y tomar decisiones, aunque es una manera de aprender a dialogar”.

Las manifestaciones populares y la organización de miles de personas en asamblea han sido producto de una serie de políticas de ajuste del gobierno socialista de François Hollande, quien con intenciones de frenar el paro que sufre su país, lo único que ha conseguido es exacerbar el descontento social.

Su intención de que se apruebe la reforma laboral, de la mano de su primer ministro Manuel Valls y la Ministra de Trabajo Myriam El Khomri, es atacar el desempleo que ha alcanzado a 600.000 franceses, a través de leyes de flexibilización laboral que pretenden facilitar los trámites a las empresas. Las medidas pensadas por el actual gobierno incluía en principio aumentar la cantidad de horas laborales por semana, una menor indemnización por despidos, y facilidades para despedir empleados.

Los franceses han encontrado tanto en las manifestaciones que comenzaron a fines de febrero, convocadas por los sindicatos y estudiantes, como en la Nuit Débout, un espacio para compartir sus pareceres sobre las actuales medidas del gobierno. En tanto la sociedad se organiza, debate y se manifiesta, cabe preguntarse si Hollande aún desea presentarse a elecciones el próximo año, a pesar de la mala imagen que está brindando a su país.

Florencia Sosa

Florencia Sosa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email