Entrenadoras lesbianas son discriminadas en EE.UU.

99

Estados Unidos.- Las entrenadoras pertenecientes a la comunidad LGBT son discriminadas en las ligas escolares de Estados Unidos. Así lo aseguró Courtney Graham, quien era asistente técnica del equipo femenino de baloncesto de Drake University, pero debió renunciar por las presiones que recibió debido a su orientación sexual.

Graham introdujo una demanda contra la Universidad y espera que el resultado le sea favorable.

[pullquote]Es un desafío ser entrenadora o deportista y declarar abiertamente la preferencia sexual en las universidades estadounidenses[/pullquote]

La ex entrenadora señaló que su trabajo marchaba muy bien, había logrado avances en el proceso de reclutamiento dentro del equipo y el centro educativo le había entregado bonificaciones por su desempeño.

Pero todo cambió cuando tomó la decisión de invitar a su esposa para que viera uno de los partidos del equipo, en noviembre de 2014. Fue entonces cuando la entrenadora en jefe, Jennie Baranczyk, quien antes le había expresado su estima por la labor realizada, la excluyó del grupo de trabajo y poco a poco le fue quitando responsabilidades, hasta finalmente pedirle la renuncia en mayo de 2015.

Graham cedió a las presiones y decidió renunciar un mes después. En la demanda que introdujo en diciembre de 2016, alegó que Baranczyk la presionó de tal forma que la obligó a renunciar.

La demanda por discriminación contra Branczyk y la Universidad, fue introducida ante una corte federal en Iowa.

Como respuesta ante esta situación, Drake University aseguró que tanto la directiva como la entrenadora en jefe Baranczyk tienen un “fuerte compromiso para promover la diversidad, tolerancia y la no discriminación”.

El caso puso en alerta a los activistas por los derechos LGBT, quienes previnieron sobre los desafíos que constituye ser entrenadora o deportista y declarar abiertamente la preferencia sexual en las universidades estadounidenses.

Si un hombre reconoce que es gay dentro de su equipo, no existe la suposición de que todos los miembros del equipo también lo sean. De alguna manera es percibido como un riesgo menor que para deportistas femeninas”, aseguró Pat Griffin, profesora de la universidad de Massachusetts Amherst, especialista en el tema de la homofobia en el mundo deportivo.

Stephanie White, entrenadora de baloncesto perteneciente a la comunidad LGBT

“Como un entrenador hombre, no te tienes que preocupar si eso afectará o no tu habilidad de reclutar jugadores. Las expectativas son diferentes porque la homofobia funciona muy diferente en los equipos masculinos y en los femeninos”, recalcó.

Otros casos refuerzan los señalamientos hechos por Griffin. En el año 2015, tres exentrenadoras de los equipos femeninos de hockey, softball y baloncesto demandaron a la universidad de Minnesota-Duluth por haber sufrido discriminación debido a su orientación sexual.

Para Griffin los directivos de las universidades deben dejar claras las políticas de su plantel educativo, y establecer políticas que eliminen la discriminación, hacia entrenadoras y deportistas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *