bajar de peso sin hacer ejercicios

¿Es posible bajar de peso sin hacer ejercicios?

153

Científicos de la Escuela de Medicina de Harvard realizaron un reciente estudio, en el que lograron detectar que es posible bajar de peso sin hacer ejercicios.

Demostraron que un individuo quema hasta un 10% más de calorías al acabar la tarde y por la noche, que durante las primeras horas del día. Tal conclusión derivó de un experimento, en el que un grupo de voluntarios vivió durante un mes en un laboratorio.

Durante su estadía, no hicieron absolutamente nada de ejercicio. En el recinto no había ni ventanas, ni relojes; por lo que no sabían qué hora era, mientras un equipo de nutricionistas los alimentaba siempre a la misma hora.

Los científicos concluyeron que la energía que consume el cuerpo humano en reposo depende del ritmo cardíaco. “El cuerpo humano quema más calorías si el reloj biológico marca que es por la tarde”.

Así que las calorías que se queman no dependen de la cantidad de alimentos que se ha ingerido, sino del ritmo cardíaco que tiene cada uno de nosotros.

De esta manera, los resultados demuestran lo importante que es para el metabolismo el famoso ‘reloj circadiano’. Este, es el responsable de regular el ritmo fisiológico de nuestro organismo.  Por tanto, llegaron a la conclusión de que bajar de peso sin hacer ejercicios es factible.

bajar de peso sin hacer ejercicios

Vea también: Investigadores revelaron un riesgo oculto de la ducha

Los investigadores dicen…

Jeanne Duffy, de la Escuela de Salud de la Universidad, enfatizó que la investigación está basada en cuerpos en reposo.

Partiendo de allí, señaló que aún es muy temprano para saber si es que debido a esta mayor quema de calorías, sería positivo o no que las personas reorganizaran su agenda para realizar más ejercicios a este momento del día, y así obtener una ganancia mayor a la hora de controlar el peso.

Por ello, efectuó una importante recomendación para mejorar los resultados de una dieta. “Lo más relevante es evitar el consumo de calorías al final de la noche y temprano en la mañana”.

“Digamos que nos levantamos una o dos horas antes y desayunamos una o dos horas antes”, planteó la especialista. “Podemos estar comiendo no solo en un momento en que nuestro cuerpo no esté preparado para lidiar con él; sino en un momento en que necesitamos menos energía para mantener nuestras funciones. El mismo desayuno puede resultar en calorías extra almacenadas, porque no necesitamos esas para mantener las funciones de nuestro cuerpo “.

Por su parte, Kirsi-Mrja Zitting, del departamento de desórdenes circadianos de la Escuela de Medicina de Harvard y jefa de la investigación argumentó que: “El hecho de que hacer lo mismo cada día a la misma hora queme bastantes más calorías que hacer lo mismo a diferentes horas a lo largo de los días nos ha sorprendido”.

Los resultados de la investigación se publicaron en la revista “Current Biology”, y fueron citados por la revista Time.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *