escuela con profesor abusador en barcelona

Escuela en barcelona dejaba que un abusador de menores diera clases

260

España.- La escuela Vedruna Gràcia, Barcelona, mantenía en operación a un profesor de informática acusado por presuntos abusos a menores en 2015 y por guardar fotografías explícitamente sexuales de unos 15 niños, incluidos alumnos.

En los inicios de la investigación quedó en libertad con cargos, aunque la investigación siguió abierta. La dirección de la escuela conoció el caso y, aun así, le mantuvo en su puesto.

Tras cumplir la mayoría de edad, dos jóvenes que habían pertenecido al Agrupament Scout Mas-31, una asociación catalana de boy scouts, denunciaron que un monitor había abusado de ellos tres años antes.

Los Mossos les tomaron declaración. El sospechoso ya no trabajaba como monitor, pero sí como profesor de informática de la escuela Vedruna del barrio de Gràcia, donde había aterrizado en 2011.

Los agentes le detuvieron en la escuela por los presuntos tocamientos. También registraron su casa por orden judicial, aunque no hallaron material explícito, sino “fotos extrañas en actitudes extrañas”, señalan fuentes cercanas al caso.

El profesor quedó en libertad con cargos. La policía autonómica informó de los hechos al director de la escuela. Pero los responsables de Vedruna, un centro de la orden de las Hermanas Carmelitas que agrupa 36 centros educativos en Cataluña, de infantil a secundaria, lo niegan.

Supimos que, por hechos muy antiguos, se le había abierto una investigación. Pero había pasado fuera de la escuela y tuvimos un conocimiento indirecto. No hay ninguna autoridad que nos avise”, debatió el coordinador del equipo de gestión de la fundación Vedruna en Cataluña, Josep Closa.

Pese a la denuncia por abusos y pese a que la investigación seguía abierta, Vedruna Gràcia decidió mantener en plantilla al docente. El centro lo sometió a vigilancia.

“Hablamos con el equipo directivo e hicimos un seguimiento de todo el curso. No hay ninguna circunstancia que nos haga sospechar por parte de los compañeros, los padres o los alumnos”, detalló Closa.

Antecedentes de un deprabado

La policía entregó el material al juez, que tomó declaración a los menores. Algunos explicaron que se trataba de selfies tomados por indicación del profesor, otros sin embargo afirmaron que no saben de qué forma llegaron las imágenes a manos del profesor.

En el transcurso de los interrogatorios, uno de ellos explicó que había sufrido una agresión sexual. Se desconoce, por ahora, si se trata de uno de los dos boy scouts que denunciaron inicialmente el caso, o bien de uno de los menores que aparece en las fotografías.

A principios de diciembre, los Mossos avisaron a los responsables del centro, a quienes pidieron “discreción para no entorpecer la investigación”, según Vedruna.

El día 12, fue detenido de forma discreta en las instalaciones del colegio. El juez lo envió a prisión provisional, no fue hasta ese entonces que el colegio prescinde de sus servicios