España encabezó estudios de desigualdad

España.- La desigualdad resulta una de las mayores consecuencias de la crisis económica. La partición de las energías para surgir de la depresión ha sido heterogéneo entre los trabajadores, de este modo, España se encuentra mal parada en casi la generalidad los estudios sobre la desigualdad.

En este sentido, la crisis ha marcado este inconveniente social y económico. El último informe oficial del el club de las naciones más ricas del mundo, difundido el día de ayer, evidencia como entre los años 2010 y 2014, los empleados españoles con los salarios más bajos toleraron el mayor recorte salarial de entre todos los estados del mundo, solo por debajo de los trabajadores peor costeados de Portugal.

“En España, a pesar del dilatado periodo de fuerte generación de empleo, promovido por la reforma laboral del año 2012, se ha derivado un acentuado desplome de los ingresos originarios del trabajo, sobre todo, entre los honorarios más bajos“, explicó la organización que reúne a las treinta y cuatro economías más industrializadas del mundo. El estudio explicó que esta ampliación de la desigualdad se ha emanado por “los niveles incesantemente altos de despido de alta duración, el derrumbe de los salarios reales, y la perseverante segmentación del mercado profesional”. España posee, además, la mayor compensación de trabajadores pobres únicamente superado por Turquía y Chile.

En Portugal, el escenario de los trabajadores peor retribuidos es inclusive peor. “Los ingresos del trabajo que distingue el diez por ciento del personales con sueldos más indignos descendió incluso más. En parte, por un desempleo de larga persistencia muy alto y el enfriamiento del salario mínimo”, añadió el documento.

En el mismo orden, se hace un especial llamado de atención en relación al aumento de la desigualdad a pesar de la recuperación. Es un escenario que se produce en muchos de los estados asociados. “Se provoca una mayor redención de las rentas altas que de las rentas bajas debido a un heterogéneo desarrollo de los ingresos del trabajo”, expuso el documento.

 Parón en la redistribución de la riqueza

En España, la desigualdad se acrecentó en el año 2013, cuando la economía ya progresó un uno por ciento. El instrumento más notorio para calcular la desigualdad es el índice de Gini (que mide la repartición de la renta en una sociedad) el cual ascendió hasta el 0,346, el mayor valor desde el año 2007.

 

Patricia Arnone

Patricia Arnone

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email