Salarios en España son unos de los más bajos en UE, luego de la crisis

124

España hoy sufre las consecuencias de una crisis económica que ha generado más daños que incluso durante su apogeo. El tema de los salarios es uno de los puntos más delicados en la realidad económica actual del país.  Hoy los ingresos son peores que antes de que España cayera en la que fue la peor crisis económica de su historia, entre 2008 y 2010.

“A pesar de que se habla de recuperación económica, la gente trabajadora en muchos países grandes está aún peor que antes de la crisis y todavía están perdiendo”, denunció Esther Lynch, secretaria confederal de la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

Con base en esas declaraciones, a manera de ejemplo, es que podrían sustentarse los datos reportados en el informe de Benchmarking Working Europe 2018. Éste fue difundido por el Instituto Sindical Europeo.

El salario de España comparado con otros países de la UE

El documento señala que los trabajadores de nueve países de la Unión Europea siguen ganando menos que antes de la crisis financiera de 2008.

Entre los Estados donde aún no se han recuperado los sueldos de 2010 se encuentra España, junto a Italia, Reino Unido, Grecia, Bélgica, Portugal, Finlandia, Croacia y Chipre.

En concreto, los trabajadores españoles han perdido un 4,4% de salario real (el que tiene en cuenta el coste de la vida) durante este periodo. Datos suministrados en febrero de este año, reseñó el diario El País.

Todo pasa por un tema de poder adquisitivo. Esa es la variable para medir la caída real del ingreso de un trabajador. En España los sueldos se incrementaron medio punto a finales de 2017.Pero este aumento no fue suficiente para compensar el alza del costo de la vida.

Los precios subieron más rápido y en mayor medida que los salarios.  El IPC cerró el año pasado con un incremento del 1,1%, por lo que los sueldos perdieron seis décimas de poder adquisitivo.

“No sólo un aumento de salarios es necesario para la equidad social sino para impulsar el crecimiento y crear empleos de calidad”, afirma la sindicalista Lynch.

La gremialista propone como solución darle valor real a los sueldos que el Gobierno. Por ello sugirió  abrir las  negociaciones entre la patronal y los sindicatos, a fin de “promover aumentos salariales significativos y justos de la mejor manera posible”.