Estados Unidos: el fenómeno Bernie Sanders

60

Estados Unidos.- El senador independiente Bernard “Bernie” Sanders irrumpió en las elecciones norteamericanas con un discurso de izquierda, inusual para EE.UU, que ha generado entusiasmo y ha revitalizado a los pequeños partidos socialistas que luchan por ganar seguidores.

Hoy es el Supermartes y los resultados pueden ser definitivos para los candidatos demócratas. Sanders se define como “socialista demócrata” y desde que comenzó su campaña denuncia la creciente desigualdad y la degradación de la clase media americana.

“Bernie le ha hecho muy bien a la izquierda de Estados Unidos” expresó Christopher Gunderson, profesor de sociología en la Howard University de Washington. “Él habla de revolución, pero usa la palabra metafóricamente sugiriendo un cambio significativo”, explicó Gunderson.

Bernie Sanders voters

Gloria La Riva es aspirante a ocupar el lugar de mayor poder en la Casa Blanca representando al Socialismo y la Liberación (PSL). Ella reconoce el mérito de Sanders al “movilizar a una enorme cantidad de jóvenes” y de dar visibilidad a movimientos como Ocuupy Wall Steet, que combate la concentración del poder, la riqueza. Además, denuncian las evasiones fiscales de los empresarios millonarios u otras organizaciones que luchan por los derechos de afroamericanos y latinos.

Algunas de sus propuestas son: la educación superior gratuita, un sistema público y universal, una reforma migratoria y judicial, vacaciones pagas para los trabajadores, licencias pagas por maternidad, un mayor control para Wall Street y fin de las rebajas fiscales para los ricos.

Su mensaje de igualdad logró llegar a los votantes cansado de los políticos que anteponen los deseos de sus contribuyentes a los de los ciudadanos. Su influencia penetró con fuerza en los Millennials (18-30 años) que usan en las redes sociales el hashtag #FeelTheBern en apoyo al candidato.

Bernie and Youths

Sin embargo, el ascenso de Bernie fue frenado por la categórica victoria de Hilary Clinton en Carolina del Sur. La ex secretaria de Estado obtuvo el 73,5% de los votos contra el 26% que consiguió el senador de Vermont. Y la “paliza” la dejó bien posicionada para la jornada de hoy y está construida sobre una base fundamental: el gran respaldo de los votantes negros. Por su parte, Bernie logró los votos de los menores de 25 años quien se autodenominan “independientes” y tiene la difícil misión de restarle a Clinton el apoyo de las minorías y las mujeres.

Hoy se podrán en juego 865 delegados demócratas, de los 2.383 que necesitan los candidatos para alcanzar la nominación. A esa cifra se le suman los súper delegados, que pueden votar libremente por cualquiera de los partidos en en la Convención Nacional a celebrarse el próximo julio.

Hillary Clinton cuenta ahora con 544 delegados y Bernie Sanders con 85. Aunque el panorama es complicado, el postulante de 74 años no se rinde: “Esta campaña recién ha comenzado”, dijo el sábado en Minnesota. Y agregó: “La organización de base de nuestra revolución política crece estado a estado y no vamos a parar ahora”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *