Europa y China luchan contra el cambio climático

112

Gran cantidad de expertos consideran que Pekín se encuentra en una posición privilegiada para capitalizar las grandes fisuras políticas que han surgido entre Europa y la administración Trump en materia de clima, comercio y defensa; especialmente tras el anuncio del retiro oficial de los EE.UU. del acuerdo de París.

Un instante antes de que el presidente estadounidense rompiera con el Acuerdo de París, Beijing y Bruselas se pusieron de acuerdo para establecer una nueva alianza y reducir las emisiones de carbono afianzando la lucha contra el cambio climático.

Por su parte, el comisario de la Unión Europea para el clima, el español Miguel Arias Cañete, expresó: “La UE y China están uniendo fuerzas para avanzar y encontrar todas las vías posibles para aplicar el acuerdo de París y acelerar la transición global a la energía limpia”.

Cañete además explicó que “ninguna persona tendría que quedarse atrás (aludiendo a Trump), así que la UE y China han decidido seguir adelante. Nuestra exitosa cooperación en temas como la reducción de las emisiones y la aplicación de tecnologías limpias, está dando sus frutos”.

Arias Cañete se encuentra convencido de que este es el momento propicio para fortalecer aún más los lazos que existen entre la Unión Europea y el gigante asiático, con el fin de implementar una acción climática global.

El documento que se firmará durante la cumbre chino-europea que comienza hoy en Bruselas, describe al Cambio Climático como un “tema de seguridad nacional” y un “factor multiplicador de la fragilidad social y política”, al tiempo que el pacto de París se califica como un “logro histórico e irreversible”.

Pekín enfatizó que tiene otros asuntos esenciales, tal como mantener las fábricas funcionando a plena capacidadcon millones de trabajadores bien remunerados, mientras que los sindicatos y políticos del corazón industrial de Europa (Alemania, Bélgica y el norte de Italia) se quejan de las prácticas comerciales chinas.

Algunos expertos en el tema consideraron que una relación mucho más estrecha con China y la Unión Europea resulta un asunto un tanto compleja, ya que tiene muchas aristas que limar. Desde la compatibilidad de los sistemas económicos, las medidas de proteccionismo medioambiental implantadas desde Pekín (que difieren con la posición de la UE), hasta diferencias en cuestiones muy críticas; incluidos los derechos humanos.