Internacionales

Evo Morales visitó al Papa Francisco

Vaticano.- El presidente de Bolivia Evo Morales, tuvo una audiencia de 27 minutos con el Papa Francisco, en la biblioteca pontificia del Vaticano, en la que el mandatario boliviano le llevó las quejas en contra de los obispos de su país, que días atrás alertaron en una carta pastoral sobre el “avance del narcotráfico y su penetración en las estructuras del Estado boliviano”. 

Morales le recomendó al pontífice que bebiera coca: “Yo la tomo y me hace muy bien, se la recomiendo así aguanta toda la vida”, afirmó delante de los periodista que cubrieron la visita. El mandatario exigió la paz a la conferencia episcopal boliviana y que diera los nombres de los funcionarios públicos comprometidos con el tráfico de drogas. Esta crisis se produjo justo cuando Morales planeaba viajar a Roma para participar en el Vaticano de un seminario sobre la encíclica del trabajo del San Juan Pablo II. El mandatario boliviano reivindicó el cultivo de la coca, que se ha extendido en Bolivia y que tiene el respaldo de las comunidades indígenas. 

El Papa esperaba a Morales en la Sala del Tronito, que está antes de la Biblioteca Pontificia. Al entrar Evo Morales saludó al pontífice de manera muy alegre y a todo volumen: “¡Hermano Papa, qué alegría verlo!”, Francisco respondió en voz baja y la gente de los medios no entendió lo que decía, Evo Morales repitió otra vez su saludo muy efusivo : “¡Hermano Papa, qué alegría verlo!”. Ambos se sentaron en la mesa de la Biblioteca, que es el sitio habitual para el encuentro de los jefes de Estado y de gobierno del Papa en el Vaticano.

En un comunicado la Santa Sede explicó lo que ambos hablaron en esa reunión a solas, se habló sobre la crisis entre el gobierno y los obispos bolivianos: “Se habló de las relaciones entre la Iglesia y el Estado”. Según el Vaticano se incluyo “la larga tradición cristiana de Bolivia y la contribución decisiva de la Iglesia a la vida de la nación”.

Morales hizo entrega de dos cartas y de un intercambio de regalos. La primera misiva estaba firmada por los líderes de la Central Obrera Boliviana, la COB, y la otra por la Coordinadora Nacional por el Cambio, ambos respaldaban las fuertes críticas a los obispos por acusar al gabinete del gobierno por el tráfico de drogas.  

El presidente boliviano, obsequió un busto de madera del líder indígena aymara Tupac Katari, descuartizado en 1781 por los conquistadores españoles, el mandatario le explicó la historia al Papa Francisco y aparte le regalo tres libros sobre las propiedades medicinales de la coca. El pontífice le obsequió un medallón con la imagen de San Martín de Tours, patrono de Buenos Aires y regaló a Morales dos libros. 

 

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close