Internacionales

Éxodo venezolano está dejando a niños sin padres

El último estudio ubica en 1,5 millones la salida de personas del país en busca de una mejor vida

El último estudio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados registró en 1,5 millones el éxodo venezolano.

Venezuela es también el cuarto país con nuevas solicitudes de asilo en el mundo, seguida de Afganistán, Siria e Irak.

Ese éxodo de venezolanos que en Colombia y Brasil comienza a ser tratado como crisis migratoria afecta internamente a Venezuela.

Lo único positivo que hasta ahora ha dejado esa situación es el envío de dinero a familias en Venezuela.

Todo el esfuerzo trae un sacrificio: ruptura familiar, el abandono de niños que quedan a cargo de abuelas o tías. Hay casos en los que menores de edad se han quedado solos por varios meses, hasta que los padres pueden buscarlos y llevárselos.

La calle como nuevo hogar

En Venezuela se están presentando casos más graves que de los niños dejados a cargo de algún familiar cercano.

El Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes atiende a niños y jóvenes que viven en la calle, porque sus representantes se fueron de país para buscar el bienestar de sus hijos.

“Los que llegan porque su mamá ha migrado entran en mejor estado que aquellos que pertenecen a bandas o que ya consumen drogas”, dije un trabajador de la mencionada institución que prefiere no ser identificado.

Estos nuevos casos de infantes en la calle tienen otras características. “Los niños están pasando por un duelo. No se les explica la razón de la ida. Además, no hay un contacto permanente con la madre porque no todos tienen los recursos para un teléfono inteligente”, señaló.

Esa sensación de abandono mezclada con resentimiento que hay en esos niños o adolescentes provoca que busquen en sus amigos y en la calle lo que ya no encuentra en su casa.

Por ejemplo, está el caso de Ismael, quien tiene 11 años y quedó con su padre cuando su madre se marchó a Colombia, pero terminó viviendo en la calle.

Se escapó dos veces del centro de atención que lo amparó en Caracas. La segunda vez lo detuvieron cerca de la frontera con Colombia, muy lejos de la capital. Al ser interrogado por las autoridades, el niño dijo que estaba buscando a su mamá.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close