Felipe Pattinato aseguró que lo engañaron para ingresarlo en un centro de salud

339

El actor Felipe Pattinato denunció que su hermana, en compañía de dos especialistas, orquestó un plan para ingresarlo a un centro de salud en contra de su voluntad en donde está retenido sin necesitar ningún tipo de tratamiento.

La familia del imitador de Michael Jackosn vive momentos de tensión. Pattinato acusa a su hermana Tamara de armar un complot con el psiquiatra y un paramédico para llevarlo bajo engaño a la clínica Suizo Argentina.

“Clínicamente estoy perfecto” dijo el actor. Al parecer la panelista apareció en la residencia de él con una ambulancia y lo obligaron a subir sin mayores explicaciones.

Desde el vehículo en el que viajaba, el actor estableció un contacto telefónico con el equipo de “Los Ángeles de la Mañana”, para denunciar a su madre y a su hermana. Explicó que se sintió traicionado y que no existen motivos reales para que su familia mostrase tal preocupación por su estado de salud.

Se sinceró con Ángel de Brito

Precisamente un cronista del programa llegó a las instalaciones de la referida clínica y tomó la declaración del paramédico que realizó el traslado y que indicó que Pattinato presentaba: “un cuadro de excitación” y no estaba ubicado “en tiempo y espacio”.

Tras ser evaluado por el equipo médico, Pattinato estableció un nuevo contacto con el equipo de periodista y declaró: “Clínicamente estoy perfecto, me hicieron análisis de orina, no tengo nada en el organismo, ni alcohol. El electro salió excelente, no hay razón para que logren lo que pretenden que es encerrarme en una granja de no sé qué… Extrañaría mucho a mi hija (Juana Michela, de 9 meses) si logran encerrarme, pero no lo van a hacer”.

Explicó que padece de déficit de atención en hiperactividad, diagnóstico con el que lidia desde la edad de seis años y que controla con varios medicamentos. Dichos tratamientos dejó de consumirlos durante los últimos meses por falta de recursos, por lo que esto sería una de las afecciones que preocupa a sus familiares.

Sobre este padecimiento dijo que le trajo grandes complicaciones en la vida que con constancia pudo superar. “Por eso fui a muchos colegios, repetí varios años, me faltan tres años de escolaridad. No puedo atender un kiosko porque no sé sumar ni dividir y no podría manejar un taxi porque no sé mantener la atención durante doce horas”. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *