Brasil recibe carnaval en medio de un brote de fiebre amarilla

Fiebre amarilla rodeó las grandes ciudades de Brasil

65

Brasil.- La República de Brasil registró 846 casos confirmados de fiebre amarilla entre los meses de julio de 2017 y marzo de 2018. En este sentido, 260  casos registrados resultaron en fallecimientos.

La información la dio a conocer el Ministerio de Salud del país suramericano en un informe.

Fiebre amarilla

Según reseñó EFE, los 846 casos de la enfermedad en los últimos ocho meses superan en un cuarenta por ciento.

También, los cerca de seiscientos casos registrados entre 2016 y 2017, superaron en un treinta por ciento los 190 del año anterior.

Notificación de casos

Cabe destacar que fueron notificados durante ese periodo tres mil casos sospechosos. 

Por otra parte cerca de dos mil fueron descartados. Ochocientos casos se encuentran bajo investigación y, finalmente, ochocientos se confirmaron.

fiebre amarilla

La región sudeste es la zona con mayor concentración de casos confirmados. Además el área de Minas Gerais encabeza la lista de los estados más afectados.

Continúa Sao Paulo y Río de Janeiro, con trescientas y cien confirmaciones, respectivamente.

Según apuntó el Ministerio en el informe, el aumento de los casos este año obedece a que el virus comenzó a ser transmitido en zonas boscosas.

Dichas franjas se encuentra próximas a grandes ciudades, como Sao Paulo y Río de Janeiro. Es decir, áreas que “nunca tuvieron recomendaciones de vacunación”.

Sin embargo, pese al incremento en el número de casos y de acuerdo con la institución:

La incidencia disminuyó con respecto al ciclo pasado, debido a que ahora se mide para una población mucho mayor.

El año pasado la incidencia fue de 7 casos para cada cien mil habitantes.

Desde julio de 2017 hasta hoy la incidencia se sitúa en cerca de tres casos para cada cien mil personas.

Aumento del brote

Según datos de la entidad, el virus de la fiebre amarilla circuló en los últimos ocho meses en un área con 32,5 millones de personas.

Por otro lado, en el mismo periodo del año pasado el brote afectó zonas en las que viven unas ocho millones de personas.

Para frenar la diseminación de la enfermedad, el gobierno brasileño envió a los estados afectados 20,2 millones de vacunas.

Del mismo modo autorizó que una misma vacuna fuese aplicada de forma fraccionada, hasta en tres pacientes.

Esta estrategia según el Ministerio, garantiza la inmunización pero obliga a los vacunados a pedir un refuerzo en pocos años.