Fiscal general de EE UU participó en reunión de grupo homofóbico

127

Estados Unidos.- La intervención del fiscal general de Estados Unidos (EEUU), Jeff Sessions, en una conferencia del grupo cristiano Alliance Defending Freedom realizada el martes, causó una gran polémica, debido a que esta agrupación es conocida por su oposición a los derechos de la diversidad sexual.

El contenido del discurso hecho por Sessions no fue divulgado, pero su presencia en la reunión levantó las críticas de las organizaciones de apoyo al colectivo LGBT del país.

Habitualmente, los discursos realizados por el fiscal son publicados por el Departamento de Justicia y enviados a los medios para su reproducción, pero en esta oportunidad no fue así, lo que generó suspicacias, porque además no se informó con antelación de la presencia de Sessions en el encuentro.

[pullquote]Las uniones entre personas del mismo sexo fueron legalizadas por el Tribunal Supremo en junio de 2015.[/pullquote]

Un portavoz del Departamento de Justicia reconoció a un medio internacional que Sessions dio un discurso, pero se negó a hablar de su contenido.

El grupo Alliance Defending Freedom organizó la Cumbre por la Libertad Religiosa, en la localidad de Dana Point (California), cuyo objetivo, según la publicación de los promotores en su página web, es “desarrollar estrategias legales y culturales para permitir que la libertad florezca en EEUU y en todo el mundo”.

Alliance Defending Freedom fue fundado en 1994 en Scottsdale (Arizona), por 30 líderes de la derecha cristiana estadounidense. Uno de sus postulados es la prohibición del matrimonio igualitario.

En todo Estados Unidos, las uniones entre personas del mismo sexo fueron legalizadas por el Tribunal Supremo en junio de 2015.

Los activistas por los derechos LGBT consideran a Alliance Defending Freedom como “un grupo de odio”.

Así lo catalogó el Southern Poverty Law Center, agrupación que trabaja para combatir la discriminación y el odio contra las minorías.

Además, la asociación representa ante el Tribunal Supremo a Jack Phillips, un hombre de Colorado que se niega a ofrecer servicios de comidas a las parejas del mismo sexo, porque a su juicio viola su libertad religiosa, un caso que está pendiente de revisión por la máxima instancia judicial de EE UU.