Francia alegó que existen huevos contaminados

100

Francia.- El ministro galo de Agricultura, Stéphane Travert, reconoció que resulta “factible” que continúen a la comercialización en la República de Francia huevos contaminados con fipronil cuyos lotes, importados de la nación de Holanda o del territorio de Bélgica, no han sido aún identificados.

Según reseñó el portal AFP, en una entrevista divulgada de forma reciente por “Le Parisien”, Travert insistió, en cualquier asunto, en que “el peligro sanitario resulte muy débil” tomando en consideración la concentración de ese veneno y los “hábitos alimentarios francos“.

De este modo, el titular francés justificó la tardanza con la que se encuentra conociendo la extensión del problema debido a que “la circunstancia evoluciona arraigadamente: recibimos informaciones porción por porción, punto de entrada por punto de entrada, por expresarlo de alguna manera, a cuentagotas”.

El pasado día lunes su circunscripción comunicó que identificó seis nuevos centros de transformación (catorce en total hasta ahora) y cuarenta corporaciones mayoristas que han importado en la República de Francia 45,4 toneladas de derivados de huevos infectados con fipronil.

Resultado de imagen para Francia alegó que existen huevos contaminados

El ministro hizo apreciar que es necesario que prestar atención a que “ciertos productos ingresan a Francia, son trasfigurados y se van hacia otros estados”.

De igual forma se comprometió a anunciar “en los contiguos días, conforme se conozcan las derivaciones de análisis” los nombres “del conjunto de las mercancías contaminadas, con marcas, dígito de lote, su preparación y la fecha de puesta en el mercado”.

Eso solo se forjará con las partidas con una pauta de contaminación superior al término acreditado. Así, una vez identificados y aislados del mercado, se encargará a los repartidores que informen a los consumidores de las porciones concernidas y puedan impedir comerlos.

Se solicitará la devolución de los productos adjudicados en caso de que se despunte el umbral de exhibición aguda al insecticida, algo que por este momento no se ha emanado en ningún análisis. Hasta la última etapa de la semana pasada, el departamento de Agricultura valoraba en 250 mil los huevos que se habían comercializado en territorio de Francia con fipronil.

Fipronil.

Un nuevo vocablo que se encaja en nuestro vocabulario cotidiano y que concierne al grupo de aquellas que aprendemos a fuerza de dificultades. En este caso ha sido la de los huevos infectados con el insecticida de ese nombre que, hasta donde se sabe, brotó de Rumanía, se envió a Bélgica donde una compañía local lo combinó con otros permitidos para mercancías alimentarias y, finalmente, Holanda empleó en sus granjas.