Francia ofreció 2.250 dólares a inmigrantes para que regresen a sus países

Must read

En Calais, una región al norte de Francia, afluyen los inmigrantes que sueñan con pasar la frontera hasta Reino Unido, pero la zona se volvió un caos, donde las evacuaciones de la policía o la frontera muy vigilada hacia Inglaterra son constantes.

Por esta razón, los agentes de la Oficina Francesa de Inmigración e Integración (OFII) promueven una alternativa más barata a la deportación y también más eficaz.

El Gobierno de Francia ofrece un vuelo de regreso y 1.850 euros (unos 2.250 dólares) a cualquier extranjero que quiera irse del territorio francés de forma voluntaria después de haber pasado seis meses en el territorio, ya sea que esté en situación irregular o que no haya obtenido el asilo.

«Les ofrecemos la posibilidad de volver a casa», dice Pierre-André Henot, uno de los agentes, a un grupo de migrantes dispersos en una rotonda durante una distribución de alimentos. «Recibimos rechazos todo el día», admitió.

Para los agentes de la OFII lo más importante sobre estos retornos es que sean «voluntarios», porque se trata de una «forma de urgencia con respecto a los peligrosos cruces del Canal de la Mancha» que han aumentado desde hace un año.

Lea también El papa Francisco: “llegó el momento de un cambio de rumbo”

Esperanzas perdidas

Muchos de los inmigrantes que están en Calais son interceptados por la marina francesa, que lo llevan de regreso al punto de partida. Además, padecen torturas en su crece por el Mediterráneo.

«Hay quienes están en un callejón sin salida, quienes están cansados, quienes quieren reunirse con sus familias, quienes huyen de una red a la que no podrán pagar», aseguró Larbi Belmir, director de la OFII en el norte de Francia, donde 144 extranjeros, en su mayoría iraquíes, salieron de Francia por este procedimiento en 2020.

Con el retorno voluntario, además de los 1.850 euros, también pueden recibir una ayuda de hasta 3.500 euros para financiar un proyecto en su país de origen.

Ali Khan, un afgano de 32 años, solicitó este monto para abrir una tienda de comestibles en su provincia natal de Paktiyâ.

«He intentado todas las noches cruzar a Inglaterra, pero no es una vida. Con todo el cansancio acumulado, me dije que era mejor volver», explicó Khan, un poco «avergonzado», en la habitación donde vino a dejar sus huellas dactilares y a firmar los papeles.

Si bien la pandemia  de coronavirus redujo a la mitad el número de regresos voluntarios este año, los candidatos siguen llegando.

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article