Francia quiere evitar el trato cruel contra los animales

En Francia se mantienen alerta para proteger a los animales que se encuentran en los diferentes mataderos.

“Respeta a los animales”, dice un gran cartel en el matadero Guy Harang de Yvelines, al oeste de París.

Francia que ha sido conocida por duplicar  el consumo medio de carne en el mundo —86 kilos por persona al año— elabora ahora la legislación más dura para proteger a los animales cuando son llevados en masa a la muerte.

El próximo año,  los 960 mataderos del país deberán tener instaladas cámaras de vídeo para controlar que sufren lo justo los tres millones de vacas, cerdos, ovejas o pollos que son descuartizados cada día en esas industrias de las que no queremos saber ni siquiera que existen.

Por su parte, la asociación francesa L214 es quien desde hace dos años promueve que se sepa la información con los más crudos detalles.

L214 se encarga de difundir de manera constante algunos videos tomados con cámaras ocultas en esos centros de masivo aniquilamiento animal. En un video difundido del matadero de Yvelines se observa cómo un empleado da tremendos golpes a los cerdos y les aplica descargas eléctricas en las zonas más sensibles para hacerles avanzar entre gritos desgarradores hacia el degolladero.

Uno de los videos más crudos fue el reproducido por Mauricio García-Pereira, un trabajador del matadero de Limoges. Muy arrepentido  grabó el descuartizamiento de vacas con fetos en su interior, en algunos casos a punto de nacer. “¿Cómo se puede seguir haciendo eso? Nos hemos vuelto locos. ¿Cómo puedo explicar esto a mis hijos?”, contó García-Pereira, de origen español, que ahora tiene problemas físicos y psicológicos por su pasado laboral.

Algunos problemas similares tienen diversos empleados a los que millones de internautas han visto golpeando, torturando, matando animales. “¿Ese es tu trabajo, papá?”, dice uno de los filmados que le preguntó su hija tras verlo en un vídeo. “Me pasaba todo el día llorando”.

Los legisladores que promueven esta ley han tenido en cuenta que someten a los empleados de mataderos a una estrecha vigilancia que roza sus derechos de privacidad y de imagen.

La normativa que todavía debe pasar por el Senado, dice: “La finalidad exclusiva de la instalación de cámaras es la protección animal”…allá donde los matamos a mansalva.

Yasmary Troconis

Yasmary Troconis

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email