Francisco denunció a los gobiernos

115

Vaticano.- Este sábado el Papa Francisco recibió a una delegación de la Global Foundation y denunció el accionar discriminatorio hacia los mas vulnerables.

En la Sala Clementina fue donde tuvo lugar la reunión. La Global Foundation es una fundación caritativa de origen australiano y de carácter internacional. Su presencia en el encuentro fue aprovechada por el Papa para denunciar a los gobiernos más poderosos que se muestran indiferentes del sufrimiento de la gente.

La página web de la Santa Sede ha dado a conocer el discurso de Francisco a los representantes de la organización.

En primer lugar, el Sumo Pontífice señaló que “es inaceptable, porque es inhumano, un sistema económico mundial que descarta a hombres,  mujeres y  niños, por el hecho de que no parezcan útiles según los  criterios de rentabilidad de las empresas u otras organizaciones. Precisamente este descartar a las  personas comporta la regresión y la deshumanización de cualquier sistema político y económico: los que causan o permiten el descarte de los demás – los refugiados, los niños abusados ​​o esclavos, los pobres que mueren en la calle cuando hace frío – se convierten en máquinas sin alma, aceptando implícitamente el principio de que ellos, también, tarde o temprano, serán descartados , -esto es un boomerang, pero es verdad -cuando ya no sean útiles  a una sociedad que ha puesto en el centro al dios dinero”.

Hizo referencia a Juan Pablo II cuando, en 1991, hizo serias advertencias respecto a la promoción de la ideología del Capitalismo: la marginación y explotación humana. Luego mencionó el labor de la que hace unos meses proclamó santa, la Madre Teresa de Calcuta, quien ayudó a lo largo de toda su vida a las personas enfermas y moribundas.

Luego procedió con el llamado a la confección de una globalización sumamente cooperativa: cada uno, desde su lugar, debe tener el don de la empatía, “no sea indiferente a las heridas de los pobres” sentenció.

Francisco también puntualizó en el deber de los funcionarios políticos y económicos que tendrían que “ayudar a los responsables de los diversos ámbitos políticos (…) a corregir la orientación cada vez que sea necesario. La política y la economía, de hecho, deberían incluir el ejercicio de la virtud de la prudencia”.

Finalmente, concluyó: “los animo a continuar vuestros esfuerzos, siempre guiados por la Doctrina Social de la Iglesia, promoviendo una globalización cooperativa junto con todos los actores involucrados”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *