Francisco recordó la Conversión de San Pablo

130

Vaticano.- En el pasado miércoles 25, el Papa Francisco saludó a los fieles y recordó la figura de San Pablo. Ayer se celebró su Conversión.

Luego de la Audiencia General, el Sumo Pontífice procedió a saludar, como suele hacer, a los cristianos que llegaron desde distintos países para reunirse en el Aula Pablo VI.

Según el Boletín de Prensa de la Santa Sede, Francisco expresó “En este día en que recordamos la conversión del apóstol Pablo, que nos invita a dejarnos guiar por el Espíritu Santo, Él nos ayudará a crecer en la confianza en la Providencia de Dios, y a convertirnos en testigos de esperanza”.

Había peregrinos de la diócesis de Arras en Francia, a los estadounidenses, a los jóvenes del Instituto Ecuménico de Bossey y de la Abadía de Westminster. También había quienes provenían de Alemania e Italia, entre ellos la Asociación de la Policía del Estado de Caserta. [pullquote]”No dejen nunca de rezar” indicó Francisco.[/pullquote]

El Papa no olvidó sus raíces e hizo un saludo especial a sus hermanos españoles y latinoamericanos: “Hoy celebramos la fiesta de la Conversión de San Pablo y se concluye la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.  Les invito  a que, conscientes de que el amor de Cristo nos apremia, no dejen nunca de rezar para que los cristianos trabajemos, con respeto fraterno y caridad activa, por llegar a la tan deseada unidad”.

Todos los 25 de enero se celebra el día de la Conversión de San Pablo. Saulo, su nombre, estaba en camino a Damasco no por fines plagados de amor sino de odio. Iba en busca de los cristianos. Sin embargo, Jesús se le hizo presente por medio de una brillante luz. La cegera duró tres días y fue hospedado en la casa de Judas. Luego, un cristiano llamado Ananías fue a su encuentro por pedido de Jesús. Recuperó la vista y se bautizó. Un pecador que se convirtió y es santo.

Por último, el Obispo de Roma dirigió una reflexión hacia los recién casados, los enfermos y los jóvenes. A estos últimos, los alentó a que tomen la figura de Pablo como “un modelo de discipulado misionero”. En cambio, les indicó a los enfermos que ofrezcan sus sufrimientos por la unidad de la Iglesia. Y a quienes contrajeron matrimonio recientemente que se inspiren en San Pablo, “reconociendo la primacía de Dios y de su amor en vuestra vida familiar”.

Fotografía cortesía de: Korea.net / Korean Culture and Information Service (Haemi Castle)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *