domingo, octubre 17, 2021
InicioDeportesFrio empate en el Monumental

Frio empate en el Monumental

En una nueva edición del clásico mas viejo del fútbol argentino, se enfrentaron River y Racing en una tarde fría de domingo en el Monumental. Ambos equipos vienen de jugar sus encuentros por la Copa Libertadores en la semana y apostaron a formaciones alternativas con muchos cambios, resguardando lo mejor que tienen para el próximo jueves por los partidos de vuelta del torneo internacional.

En los primeros minutos del primer tiempo y gran parte del partido, las imprecisiones fueron las figuras de la tarde noche en Nuñez. Además hay que sumar  la gran cantidad de errores en los pases, poca actitud y una gran falta de precisión en lo últimos pasos previos para convertir el gol en ambos equipos.

En un principio River parecía llevarse a Racing por delante porque había logrado arrinconarlo contra el arco y, tras una seguidilla de corners, daba la impresión que era cuestión de esperar que la pelota se encontrara con la cabeza de alguien para entrar el arco. Leonardo Pisculichi volvió a demostrar la pegada que tanto lo caracteriza. Pero los intentos, las llegadas, los amagues de un Lucas Boyé, quien se mostraba muy confiado, a diferencias de tantas veces, no sirvieron de nada. Todo fue en vano, porque el grito de gol no llegó nunca.

Por el lado de la «Academia», que jugaba a la especulación y a conectar alguna contra, no parecía agradarle a Diego Cocca, quien no tardó en mostrar su fastidio sobre todo con la labor de Pablo Alvarado en la mitad de la cancha. El volante perdía más pelotas de las que tocaba y por eso no dudó ni un segundo al sacarlo de la cancha antes de la primera media hora del partido. A partir de este cambio el mediocampo de Racing comenzó de forma progresiva a hacer pie en el partido que, a través de algunos remates tibios contra el arco de Marcelo Barovero, fue lo único que pudo dibujar en una pobre mitad.

El complemento no fue distinto a la primera mitad porque Racing siguió jugando de contra y al error del «Millonario». Intentó modificar la dinámica de su juego con los ingresos de Ezequiel Videla para recuperar y tratar de manejar el balón en la mitad, y de Gustavo Bou para lograr generar un poco más de daño en los ataques. River, por su lado, siguió con la iniciativa de tratar de convertir el gol, porque nunca dejó de ir, pero a cada una de sus llegadas les faltaba algo: convicción y puntería. Los cambios de Gonzalo Martinez y Giovanni Simeone para aportar aire fresco fueron insuficientes porque no se logró mejorar lo que se venía haciendo en el transcurso del encuentro. En un resumen general el equipo dirigido por Marcelo Gallardo fue un claro dominador del partido contra un equipo que casi ni atacó. La falta de precisión fue lo que abundó para concretar el manejo del balon a lo largo de todo el partido. 

Con el empate de hoy, River se ubica quinto en el torneo con 25 puntos y dos escalones mas abajo aparece Racing con  21 unidades. Es claro que ambos equipos tiene la cabeza en la Copa Libertadores y el partido de esta tarde era solo una molestia. La presencia de ambos fue solo para cumplir con el calendario. Porque la exhibición que se mostró esta tarde, fue mala, no digna de dos equipos grandes.

Artículo anteriorEscolta pirata
Artículo siguienteReparto de puntos en San Juan
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments