ataque homofobico

Funcionario nacional denunció ataque homofóbico en Neuquén

78

Una joven pareja gay denunció que sufrió un ataque homofóbico en plena vía pública, el martes, durante sus vacaciones en San Martín de los Andes. De acuerdo con sus declaraciones, un hombre les gritó “pervertidos”, al verlos abrazados, los siguió y empujó por la calle.

Según el Diario de Río Negro, Matías Ostropolsky, de 32 años, trabaja en la dirección de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud de Nación, donde ejerce como coordinador del área de Diversidad Sexual. El pasado 31 de diciembre llegó a San Martín de los Andes junto a su pareja para pasar sus vacaciones.

“Ayer (1 de enero) estábamos volviendo de la playa y a las 19:20, nos paramos en General Villegas, que es una de las calles principales del centro, al 500. Le di un abrazo (a su pareja) y enfrente hay un almacén y un señor que estaba por subirse al auto nos ve y nos empieza a gritar que éramos unos pervertidos, que cómo estábamos haciendo eso, que eso no se hacía acá, que para qué vinimos a San Martín a hacer esas cosas”, contó Matías.

Además, Ostropolsky siguió comentando: “Cruza la calle, deja abierta la puerta del auto del acompañante, cruza la calle, nos sigue insultando de esta forma y tenía unas botellas. Nos empieza a empujar diciéndonos “váyanse”. Nos empujó hasta la esquina. Nosotros nos fuimos, él volvió para atrás y caminamos una cuadra y él pasó con el auto y nos gritó: “Nos los quiero ver acá en San Martín, no los quiero más acá, váyanse”.

Lea también Comunidad LGBT+ tiene mayor nivel de aceptación en la actualidad

Formular la denuncia

El joven, en medio de la indignación por el hecho, aseguró que anotó la patente del vehículo y se dirigió a la comisaría 23. Cuando se presentaron en la comisaría un policía les planteó que volvieran más tarde.

“Llegué ocho menos cuarto, le cuento a uno de los chicos que estaba en la guardia. Me dijo: “esperá contale a ella.” Le cuento a la chica de vuelta y me dice: “bueno mirá vas a tener que esperar.” No había nadie, 1 de enero. Le dije “si, espero”. Espero media hora y viene el oficial a cargo y me dice: “mirá hay mucho trabajo, porque tienen que pasar con una sola computadora todas las denuncias, ¿no queres volver en una hora, una hora y media? Le dije: “mira generalmente cuando alguien quiere hacer una denuncia de este tipo si vos le decís si quiere volver o no, la gente no vuelve. Yo voy a volver”, aseguró. Matías regresó más tarde y logró radicarla.

El director de Diversidad de Neuquén, Adrián Urrutia, indicó que ante cualquier caso similar la recomendación es que se acerquen al área para recibir asesoramiento.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *