G20 advierte sobre los riesgos del Brexit

149

Reino Unido.- Los ministros de finanzas y autoridades de bancos centrales del G20 aseguraron que el Brexit suma incertidumbre en la economía global; no obstante, expresaron la esperanza de que el Reino Unido sea un socio cercano de la Unión Europea.

En la declaración final tras dos días de reuniones en Chengdu-China, las 20 principales economías del mundo destacaron la salida del Reino Unido de la Unión Europea como un factor de inestabilidad global, sin embargo, aseguraron que el G20 está en buena posición para hacer frente a las consecuencias económicas y financieras.

Asimismo, los líderes reunidos en China mostraron su determinación al emplear todas las herramientas (monetarias, fiscales y estructurales), necesarias de manera individual y colectivo, para mantener el equilibrio e incluso impulsar la economía.

El economista europeo, Pierre Moscovici, aseguró que el impacto negativo del Brexit se puede evitar con la ayuda de Londres y Bruselas tomando medidas y de esa manera ayudarían a reducir la incertidumbre.

La semana pasada, la Comisión Europea hizo una evaluación preparatoria de los efectos que el Brexit puede causar a la economía de los 28 y calculó una reducción aproximada de 0,3 y 0,6 puntos porcentuales en el Producto Interno Bruto (PIB) de la UE y de entre 1 y 1,75 puntos en el del Reino Unido.

El documento, leído por el ministro de Finanzas chino Lou Jiwei, señaló como otros factores negativos para la economía mundial son: los conflictos geopolíticos, los actos de terrorismo y la gran cantidad de flujos de refugiados, que complican el entorno económico mundial.

Existen varios elementos de inestabilidad en el panorama global, esos son: la fuerte fluctuación de las materias primas y la baja inflación en algunos países, elementos todos ellos que dejan una economía mundial “más débil de lo deseable”, en la que “los beneficios del crecimiento deben compartirse mejor” entre distintos gobiernos.

El G20 se reunió en Chengdu comprometiéndose a usar todas las herramientas políticas monetarias, fiscales y estructurales, individual y conjuntamente, para lograr la meta de un crecimiento fuerte, sostenible, equilibrado e inclusivo.

La política monetaria en solitario no puede conducir a un crecimiento equilibrado, advirtió la declaración final, donde se recalcó además que los movimientos desordenados en las tasas de cambio pueden tener impedimentos negativas para la estabilidad económica y financiera.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *