viernes, septiembre 17, 2021
InicioDeportesGallardo y una declaración dudosa.

Gallardo y una declaración dudosa.

Todavía está fresca la herida por perder la Supercopa Argentina contra Huracán el sábado pasado en San Juan. Mil cosas se pueden decir sobre ese partido, que river jugó con la cabeza puesta en los tres superclásicos que se le vienen encima a partir de esta semana, al igual que sucedió el año pasado cuando se optó por priorizar la copa Sudamericana y poner un mix de jugadores titulares y suplentes contra Olimpo y Racing, dejando relegado el campeonato cuando casi lo tenía ganado, pero optando por la búsqueda de un título internacional, que se logró conseguir, y de un revancha que se hizo esperar 14 años. O también se puede hablar del equipo cuasi titular que jugó contra el globo, donde se notó un gran desgano, y una creencia por parte de los jugadores que el título se ganaba con la camiseta nada mas, pero la verdad fue que no pudo remontar un gol, que no pudo contra un equipo que solo se dedicó a defenderse porque esperaba el aluvión futbolístico de un River Plate que nunca llegó, de un Pity Martinez que, vencido por el miedo, los nervios y vaya saber que más, hizo poco y nada contra el equipo que lo vio nacer.

Ahora al millo se le viene Boca, que es un equipo totalmente distinto al que River enfrentó en la sudamericana, un equipo que viene siendo imbatible en la Libertadores con una actuación 10 puntos,  donde quedará en la historia por ser el primer equipo argentino en lograr puntaje perfecto en la fase de grupos y con gran cantidad de goles a su favor. En el torneo local, la cosa no es distinta, están primeros, juegan y ganan, si van perdiendo, empatan el partido y lo ganan, tiene carácter, no es un Boca tibio como el del año pasado que no tenía identidad, no tenía juego y que con lo poco que había, el vasco trataba de dar una mejor imagen. Es un grupo nuevo, caras nuevas, un verano donde le dio un cachetazo al rival de toda la vida, donde jugadores de jerarquía como Osvaldo, ex Juventus de Italia, y Lodeiro, selección de Uruguay, llegaron para darle un salto calidad al plantel, pero tampoco hay que olvidar a los pibes, eso de lo que tanto se nutre un club y que bien le hace que jueguen, que se muestren y que armen el equipo de primera. Un ejemplo claro de todo esto, es el juvenil Pavón, que un día y de la nada, pidió permiso, jugó unos minutos y demostró que tiene calidad y habilidad necesaria para pelearle el puesto a los “profesionales”, tan bien es que jugó el pibe, que hace dos domingos atrás, cuando Boca visitó en el sur a Lanús, el juvenil fue de titular y no perdonó ninguna, y la mandó a guardar en el ST para poner al Xeneize arriba en un partido que terminaría ganando 3 a 1.

Y Gallardo qué dijo? Porque es el título de esta nota? Porque el muñeco habló después del partido, habló en caliente, “mejor perder ahora y no en lo que viene” un declaración que como bien se dijo en el principio de la nota, se mira al pasado, se mira a esos partidos de la sudamericana, donde la prioridad era ganar y dejar afuera al rival de toda la vida, pero hasta que punto sirve mirar el pasado? Es bueno revivirlo una vez en cuando pero agarrarse de eso para justificar la derrota de un partido donde un equipo jugó sin juego, donde se atacaba por inercia, donde un Huracán metido atrás y rechazando toda pelota que llegara al área, solo se limitaba a jugar de contra, River no pudo hacer nada, en los minutos finales pareció que lo iba empatar pero se encontró con el arquero del globo que fue una muralla toda la noche, y no se olvidara mas la pelota que le saco a Mora en la linea.

La incógnita se produce cuando se trata de ubicar el partido con Banfield, donde el millonario dio, en lo que puede ser, su mejor versión en lo que va del año. Porque jugo a los toques, con velocidad, supo abrir la cancha, busco el arco rival cuando era necesario y supo hacer la pausa cuando el juego se lo pedía porque todo eso el sábado no se vio, pareció haber quedado en el olvido. El único que jugador que parece mantener de forma constante su nivel y que hay señales de crecimiento, es Kranevitter, el tucumano hace varios partidos y el del sábado especialmente que esta jugando en un nivel alto, esta volviendo a ser  ese jugador que era antes de lesionarse contra Independitente el torneo pasado. El si que fue el mismo, porque nunca se cansó de jugar, de robar, de salvar el equipo pero le tocó la desgracia, de que la pelota rebotara en el y le quedará al chileno Puch para convertir el gol de la victoria de Huracan. También hay que pensar que Kranevitter es el único que tiene River para defender el medio campo porque Ponzio esta desgarrado, apurando su regreso para volver y ser el que venia siendo y ademas porque este año esta presente el «fantasma» de las lesiones, son varios ya los soldados que tuvieron dejar de jugar y eso, en un plantel limitado como es el del millonario, es un dolor de cabeza enorme para el técnico. Otro problema que tiene Gallardo, es encontrar el reemplazante de Mercado, porque Mayada el sábado volvió a demostrar que jugar de 4 no puede, no le sienta bien, no lo entiende al puesto y no va con la adrenalina que tiene acumulada por dentro y, por último, el peor dolor de cabeza para cualquier técnico, es la creación de juego que estaba en manos de Pisculichi, ese jugador que llego de sorpresa al millonario pero que con fútbol, tiros libes precisos y goles claves, logro ganarse al hincha  pero ahora no rinde de la misma forma, y en lo que va del año no logra convencer con lo que muestra en la cancha, parece quedar lejos esos partidos contra Independiente o contra Boca por la copa, y eso el técnico lo sabe, y por eso opto por Martinez, que venia mostrando un nivel desequilibrante cuando le tocaba jugar  pero el sábado en lo que fue una final, un partido para demostrar, el temor de enfrentar al club que lo llevo a primera, le peso y no jugo como se esperaba.

Pero no todo son malas noticias para el técnico de River. La aparición del juvenil Mammana en la defensa, un sólido joven que se amolda al puesto de 4 y juega sin problemas, no es su posición natural pero se acomoda,  juega y lo hace bien. Ademas dos jugadores que vienen asomando en primera hace un tiempo, como lo son Driussi, donde jugo un gran en el sudamericano sub 20 con la selección en un nivel alto y logró clasificarse al mundial de este año, y Solari, que esta empezando a crecer  en los últimos partidos, son las esperanzas que tiene Gallardo  para preparar un equipo cuando visite la Bombonera el domingo a las 18:15 por el torneo local, donde se consumirá el primero de estos tres superclásicos que se vienen.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments