Generalitat de Cataluña pretende perpetuar su deuda con el Estado

134

La fricción entre los gobiernos de Cataluña y España no es solo política, sino también económica. Y es que Cataluña busca un oxígeno financiero que le permita sostener su autodeclarado Estado a expensas de las finanzas del Gobierno español.

La Generalitat de Cataluña propone una reestructuración de su deuda, incluida convertirla en perpetua, como un alivio financiero necesario para poder volver a emitir en los mercados. Un portavoz del Departamento de Economía de la Generalitat confirmó esta posición y la enmarcó en el largo debate que se viene produciendo en España de la necesidad de aliviar deuda de las comunidades autónomas abierto ya por el anterior ministro de Hacienda Cristóbal Montoro. “La deuda perpetua existe en el mundo financiero y es una posibilidad”, afirma el citado portavoz, reseñó el diario El Mundo.

Lea también: Diputados de La Rioja aprobaron reducción de multas por alcoholemia positiva

La necesidad financiera de la Generalitat de Cataluña

En efecto, en el sector financiero existe esta vía que consiste en reestructurar una deuda suprimiendo plazos de vencimiento y asegurando el pago de intereses a cambio de posponer la exigencia de devolución del dinero. La Generalitat adeuda actualmente 54.382 millones al Estado a través del llamado Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que concede préstamos blandos a devolver en plazos de diez años.

Esto podría ocasionar que los Presupuestos Generales del Estado tengan que expandirse mediante créditos adicionales con mayor frecuencia.

La relajación de plazos y condiciones de esta deuda o su conversión en perpetua sería un estímulo para atraer a futuras emisiones a inversores interesados. También una quita, aunque el vicepresidente económico de la Generalitat, Pere Aragonés, no la propone directamente. Sí apuntó el pasado miércoles en un coloquio organizado por la Cámara de Comercio de Barcelona la necesidad de que se descuente de la deuda del FLA la parte correspondiente a la “infrafinanciación” de Cataluña.

Es decir, que el Estado no debería contabilizar como deuda lo que la Generalitat se ha visto obligada pedir prestado por un mal funcionamiento del sistema de financiación autonómica, según Aragonés.

Este dirigente de Esquerra Republicana ve compatible ésta y otras peticiones al Estado sin renunciar a la independencia. Presenta su enfoque como pragmático y coherente con la necesidad de gobernar.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *