Salud

Glóbulos blancos aliviarán el dolor

Las células del sistema inmune, los leucocitos o glóbulos blancos, se acopian en los tejidos del cuerpo humano después de, por ejemplo, sufrir un traumatismo o una herida. Su ocupación fundamental es reparar el tejido dañado.

No obstante, al mismo tiempo, estas células originan ciertas sustancias que originan el dolor (denominadas algógenos). Esto es del mismo modo aplicable a ciertas patologías cotidianas que cursan con inflamación y dolor, como en el tema de la artritis.

De forma paradójica, estos leucocitos aparte de liberar algógenos, son capaces de producir péptidos opioides endógenos (como las endorfinas). Estos péptidos cumplen la misma función que los calmantes opioides (fármacos para tratar el dolor agudo, como la morfina), que se utilizan desde hace milenios para terapias del dolor.

Sin embargo, el balance y reconocimiento entre la actividad y dinamismo de los leucocitos a favor y en contra del dolor en el proceso de la inflamación beneficia claramente al dolor. De hecho, la inflamación provoca dolor.

Resultado de imagen para Glóbulos blancos

El destinatario o receptor sigma-1 es una proteína muy diminuta presente en las neuronas, y está capacitada para modular la acción de los aceptantes opioides.

Una investigación, divulgada en la Academia Nacional de Ciencias (PNAS por sus siglas en inglés) y liderada por acreditados de la Universidad de Granada (UGR), junto con la compañía farmacéutica Esteve, el Instituto Teófilo Hernando de I+D del Medicamento, y la Academia de Biotecnología Molecular del territorio de Austria, ha revelado que los bloqueantes del receptor sigma-1 son capaces de ampliar el efecto de estos péptidos opioides endógenos, de forma que estas células, cuando se encuentran en el tejido inflamado, calmen el dolor en lugar de producirlo.

“Nos encontramos ante un mecanismo de alivio del dolor completamente novedoso, sustentado en maximizar el potencial analgésico de las células del sistema inmune, y que podría tener significativas aplicaciones terapéuticas en usuarios con dolor de origen inflamatorio”, aseveró Enrique J. Cobos del Moral, representante de este trabajo e investigador del Departamento de Farmacología e Instituto de Neurociencias de la Universidad del territorio de Granada.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close