Gremiales rurales dejarán sin efecto incremento de energía en Uruguay

534

Uruguay.- Diversas gremiales rurales rubricaron un comunicado conjunto en el que solicitan dejar sin efecto el incremento de la energía eléctrica y del gasoil que se originará a partir del año 2018, de tres y cinco por ciento, respectivamente, por debajo de lo que se espera que será la inflación anual, en el entorno de siete por ciento.

“Apelamos a hacer los sacrificios que sean ineludibles, dejando sin efecto los acuerdos previstos, en pos de una recuperación real y gradual de la competitividad, que de no suceder impulsará el colapso de numerosos sectores que integran el tan mentado Uruguay productivo”, manifiesta el texto, firmado por la Comisión Nacional de Fomento Rural, la Federación Rural, la Asociación Rural del Uruguay, Cooperativas Agrarias Federadas, la Asociación Nacional de Productores de Leche y la Asociación de Cultivadores de Arroz.

Según reseñó el portal La Diaria, el comunicado indica que en diversos encuentros del “sector productivo”, en conjunto con Presidencia y los entes rectores de Ganadería, Agricultura y Pesca e Industria, Energía y Minería, “se consiguió un franco entendimiento sobre la falta de capacidad que atraviesa nuestro sector y el impacto que las tarifas públicas se encuentra teniendo sobre las compañías, familias y trabajadores vinculados”.

De este modo el texto agregó que el propio mandatario Tabaré Vázquez indicó en una oportunidad encontrarse “estudiando en profundizad el tema relativo al precio del gasoil”, y que su propósito era “poder prosperar en el mismo en el correr del presente año”. “Es en este marco que los productores nos llevamos la poco grata admiración de que el Gobierno definió nuevos incrementos”, enfatizó el comunicado.

energía

Situación productiva y gremiales agrarias

Por otra parte, las gremiales agrarias sustentaron que su “déficit es tanto o más grave que el que culpa el propio Estado, pese a lo cual se ha ignorado reiteradamente la situación del sector productivo, que ha justificado a través de incontables esfuerzos su compromiso para concordar costos y perfeccionar la productividad, resultando un ejemplo a seguir por otros actores”.

Por ese motivo, se reclama que “el Gobierno debe vigilar el déficit fiscal y a la vez controlar la realidad de aquellos que de manera concluyente resultan ser grandes aportantes a las arcas públicas, posponiendo el proyectado aumento de tarifas”.