Salud

Hábitos saludables que te ayudarán con la digestión

Moderar las porciones de las comidas es una de las mejores formas de acabar con las digestiones pesadas. En vez de hacer tres comidas fuertes, podemos optar por cinco ligeras.

Todos los procesos digestivos son aquellos que se encargan de absorber los nutrientes provenientes de los alimentos y, al mismo tiempo, remover los desechos que el organismo no necesita.

Una de las formas más eficientes para combatir las digestiones pesadas es dedicar, como mínimo, 20 o 30 minutos a cada comida principal.

Masticar bien los alimentos y comer en un ambiente tranquilo contribuye a reducir la sensación de pesadez ocasionada por las dificultades digestivas. Aunque gran cantidad de personas suelen ignóralo, comer trozos demasiado grandes es uno de los factores que retrasan los procesos de digestión.

De esta manera comer despacio y masticar bien cada bocado reduce el riesgo de padecer gases, inflamación abdominal y acidez.

Las personas que sufren de digestiones pesadas e forma constante deberían eliminar algunos condimentos de sus planes de alimentación. Si bien es cierto que algunos tienen propiedades saludables, en estos casos resultan un poco irritantes para el estómago y el intestino.

Por ejemplo la mostaza, las salsas picantes y los aderezos ricos en sal suelen irritar la mucosa gástrica, aumentando la inflamación y el reflujo ácido.

Los alimentos que son ricos en fibra son una de las mejores opciones alimentarias para regular el trabajo de todo el sistema digestivo. Este nutriente por lo general se une con   los líquidos para facilitar la eliminación de los desechos retenidos en el colon y, de hecho, impide la acumulación de colesterol.

El comer en cantidades excesivas no solo conduce a un aumento notable de peso sino que, además, incrementa los episodios de dispepsia y digestiones lentas.

Las porciones que son demasiado grandes resultan muy irritantes para el estómago y, dado que debe multiplicar sus esfuerzos para digerirlas, aumenta el dolor, la inflamación y la acumulación de gases.

Las frituras y los alimentos con altos contenidos de grasas saturadas son los enemigos número uno de las personas con tendencia a padecer problemas digestivos.

La acumulación de este tipo de sustancia altera las funciones metabólicas e interfiere en el trabajo de los intestinos para llevar a cabo la digestión.

Marketing Digital Experience

Artículos relacionados

Close