viernes, octubre 22, 2021
InicioEntretenimientoHagamos un poco de historia

Hagamos un poco de historia

Cultura e historia, mejor o peor contada pero cultura al fin. Lo interesante sería ponerse a pensar qué es lo que se entiende exactamente por cultura e historia.

Como si fuera poco, el conocimiento que uno adquiere en la etapa estudiantil en todos sus niveles sobre la historia, que no muchas veces es el mejor, sino que en general deja muchas dudas, muchos agujeros negros en nuestro conocimiento que ni siquiera los libros saben responder… ahora -ante la duda- se puede recurrir a la parodia de la historia.

[pullquote]Parece que burlarse de los hechos históricos es gracioso, no solo lo hace Estados Unidos, México, sino que también se sumó el Reino Unido, contando historia de reyes y príncipes, en el caso de Latinoamérica, además de la Malinche, también se contó entre otras cosas la historia del Che Guevara.[/pullquote]

Sí, ahora también se puede saber un poco más de historia, «ampliar» el conocimiento de esta a partir de un programa televisisvo, Drunk history. Donde te cuentan la historia, por ahora mexicana y latinoamericana, narradores en estado de ebriedad ¿será la mejor forma de dar a conocer la historia?

La idea no es mexicana, sino que es norteamericana, Funny or die es el original norteamericano, el cual tuvo origen en la web y la idea consiste en escoger a un narrador experto en un momento de la historia poco conocido, emborracharlo y que intente contarlo. Además, los acontecimientos serán recreados por conocidos actores.

Tan cómica o extraña de entender puede ser la historia que un ex escritor de discursos del presidente Obama ahora se unió al programa original como escritor y productor, para que todo sea incluso más hilarante.

Esta forma de narrar hechos históricos se origina porque el creador de la serie cree que la idea es interesante porque la gente ebria suele hablar de música, pero no es tan habitual que narre acontecimientos históricos, y además resulta muy gracioso ver como intentan hacerlo seriamente, copa en mano.

Ahora, la pregunta que habría que hacerse es si momentos tan terribles de la historia latinoamericana, como la colonización, la historia de la Malinche (traductora entre españoles e indígenas) puede o debe ser narrada de una forma tan grotesca podría decirse, y más si se tiene en cuenta que a este tipo de programas tienen acceso adolescentes que están empezando a conocer la historia, y tal vez esta no es la mejor forma.

Habría que preguntarse también si los programas norteamericanos son tan buenos como para copiarlos, quizás el eje de la cuestión es ese, y en Latinoamerica no hay directores respetables como para pensar ideas nuevas, sin tirar tierra (o alcohol) encima de la historia.

 

 

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments