Hilos tensores: mentiras y verdades

173

A medida que pasan los años, la piel de las personas envejece, pierde firmeza, elasticidad, entretanto pierde colágeno y grasa facial, lo que aporta la presencia de las odiadas arrugas.

Los hilos tensores son la nueva tendencia de tecnología láser para la cirugía de párpados y el rejuvenecimiento del rostro. A través de una herramienta láser de última generación, que sustituye a el bisturí, se hace la intervención de manera muy rápida y poca agresiva; esto permite a los pacientes retomar su vida normal sin ningún tipo de complicación.

El objetivo de los hilos tensores es contrarrestar las arrugas de la piel y de los párpados, mejorar la textura y la luminosidad sin que sean necesarias las cicatrices a través del proceso llamado resurfacing, que es una técnica para una nueva superficie en la piel para el rejuvenecimiento facial.

En los últimos días, se han generado algunas leyendas urbanas acerca del tratamiento que algunos expertos tratan de derrumbar. Es por esto que aseguran que es falso que los pacientes no puedan usar maquillaje durante 15 días luego de someterse a este procedimiento o que solo pueden aplicarse esta intervención los hombres y las mujeres mayores de 40 años de edad.

Otras de las leyendas es que el tratamiento pudiera deformar o hinchar los labios, pómulos, entre otras cosas: este rumor está señalado como totalmente falso. Igualmente, los expertos niegan que los hilos tensores no sean compatibles con otros tratamientos, generen la pérdida de la expresión facial, se rompan o se noten a simple vista.

Una de las “leyendas” verdaderas sobre este nuevo tratamiento, es que están fabricados con un material de sutura cardíaca que es usado desde años atrás, lo que muestra que no generan rechazo ni alergias al ser antimicrobianos y bioabsorbibles, aunque es sumamente importante que sea aplicado por un profesional que haya estudiado la técnica.

Con respecto a los resultados y objetivos, también existe un acuerdo entre los expertos y los pacientes en la apreciación de los efectos, que pueden ser visibles luego de tres semanas de ser aplicado el tratamiento.

Los médicos especialistas en la técnica de los hilos tensores, aseguran que es un procedimiento seguro, sencillo y rápido que intenta de tejer una malla que sostenga el tejido facial.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *