Hipertensión Arterial

Hipertensión arterial: Un enemigo letal que ataca silenciosamente

239

Cada 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, con el que se busca generar conciencia sobre las incidencias de esta afección. Por tal razón, se hace oportuno destacar el motivo del por qué es considerada una enfermedad silenciosa que podría llegar a causar la muerte de quienes la padecen.

La hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica no transmisible, en la que produce un aumento sostenido de la presión de la sangre dentro de los vasos sanguíneos. De acuerdo con la 4º Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), ataca a cuatro de cada 10 argentinos.

Recibe el pseudónimo de “asesino silencioso” porque no genera síntomas visibles y se instala de forma progresiva en el organismo. En cuanto se registran problemas a nivel cardíaco, cerebrovascular, renal y arterial, el estado suele ser avanzado; lo que conlleva a daños irreversibles en la salud o incluso riesgo de muerte.

En este sentido, la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) informó una de cada cuatro personas desconocen su condición; mientras que la tasa de pacientes adecuadamente controlados es baja. Esto implica un alto porcentaje de personas que sufrirán las consecuencias por hipertensión arterial, dado que al no producir síntomas no genera la necesidad de consultar o de controlarse.

Una persona es hipertensa cuando la presión arterial está por encima de los valores recomendados, que según el último consenso médico es de 140 de sistólica y 90 de diastólica.

Para que se considere saludable, estos números deberían ser de 120-80. Los valores intermedios entre 120-80 y 140-90 se consideran presión limítrofe, en la que uno ya tendría que cambiar los hábitos de vida para evitar la aparición de la patología.

Hipertensión Arterial

Vea también: Aprobaron nuevo tratamiento para la hipertensión arterial pulmonar

Más allá de la base

Si bien la Hipertensión Arterial solita ya representa un riesgo para el paciente, existen complicaciones derivadas de ella que son la causa de 9,4 millones de defunciones cada año en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Dentro de las consecuencias de no controlarla oportunamente figuran complicaciones que se desarrollan con el transcurso de los años. Tal es el caso de afecciones cardio y cerebrovasculares, como infartos de miocardio o ACV); oftalmológicas, que derivan en problemas de retina y pérdida de visión; renales (insuficiencia renal); y arterioales (obstrucciones).

Considerando tales implicaciones, una gran cantidad de personas sufriría graves problemas de salud que generan incapacidad. Vale señalar que aunque no se conocen las causas de la aparición de esta enfermedad, puede relacionarse con factores genéticos.

Hipertensión Arterial

A su vez, esto se ve influido por el ambiente y por nuestro estilo de vida. Dado que, costumbres inadecuadas pueden empeorar la situación.

“Hay una demostración de que algunos hábitos de vida se correlacionan con mayores tasas de hipertensión arterial. Generalmente, a medida que envejece la población, aumentan las tasas de esta enfermedad”; así lo indicó el cardiólogo Gabriel Lapman. 

De entre las “malas prácticas” que mencionó están: dietas altas en sodio y bajas en frutas y verduras; así como poco ejercicio, sedentarismo, estrés, insomnio, malas relaciones interpersonales, y,  los hábitos tóxicos como el tabaquismo o el alcoholismo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *