holanda contruyo cinco islas

Holanda construyó cinco islas para impulsar la biodiversidad

266

Con la finalidad de impulsar la biodiversidad del lago Markermeer, Holanda construyó hace poco un archipiélago con cinco islas gracias a una técnica innovadora.

Esta se considera como una de las “mayores operaciones de restauración de la naturaleza en Europa”, destacó el guardia forestal André Donker. “Esto era un hervidero de peces antes”.

De gran interés ecológico, esta vasta extensión de agua de 700 km2 al norte de Holanda funciona como reguladora del nivel de la marea en el resto del país. De hecho, ya dejó de ser una masa turbia desprovista de vida acuática.

El ecosistema de la zona quedó fuertemente alterado en las últimas décadas, tras la construcción de un dique que separa el lago del banco de agua vecino, el Ijsselmeer. Los sedimentos que anteriormente transportaban las corrientes empezaron a caer al fondo del lago, por lo que las aguas se volvieron turbias y disminuyeron las poblaciones de aves y peces, sobre las plantas y los moluscos. “Hubo que intervenir”, acotó André Donker.

Lea también Erupción del volcán Popocatépetl generó alerta amarilla

Las nuevas cinco islas de Holanda

Las cinco islas se construyeron en dos años; además, sirvieron de área de descanso a 30.000 golondrinas este año. 

Desde una pasarela de madera sobre un estanque, en medio de parcelas experimentales de diferentes tipos de juncos, André Donker observa los primeros brotes de una biodiversidad naciente. En octubre, se contabilizaron al menos 127 tipos de plantas, la mayoría llevadas por el viento. 

Mientras que en el agua, se evidencia una “explosión” de plancton que “garantiza una gran cantidad de alimento para los aves”, comentó Donker.

De hecho, ocas comunes, charranes comunes, varias especies de aves zancudas como la garza o el martinete, un conjunto de aves detectadas atestiguan el éxito de las cinco islas de Holanda. 

Un proyecto innovador

El proyecto, lanzado por Natuurmonumenten, una ONG que trabaja por la protección de la naturaleza en Holanda, costó 60 millones de euros. Las islas vieron la luz gracias a las donaciones de particulares y a la colaboración de la ONG con los ministerios de Agricultura y de Infraestructuras y gestión de aguas, asociaciones de pescadores y de protección de la fauna y la flora y las regiones Flevoland y de Holanda del Norte. 

Fieles a su reputación de expertos en gestión del agua, los holandeses innovaron: los islotes fueron construidos principalmente con limo, una formación sedimentaria que se encuentra entre la arcilla y la arena. 

“Construir una isla de arena no es tan difícil, se hace en todo el mundo. Lo que es único aquí, es que nosotros utilizamos limo”, explica a la AFP Jeroen van der Klooster, jefe de proyecto en Boskalis, proveedor de servicios marítimos que diseñó el archipiélago. 

Su equipo excavó en la isla principal un “pasillo” de 1,2 km para que el limo, transportado por las fuertes corrientes marinas, formara zonas pantanosas, terrenos fértiles y reservas de alimentos para las aves migratorias. 

En la isla principal, abierta al público, se construyeron tres observatorios de aves, también de madera, una vivienda para el guarda de la isla y 12 km de pasarelas y carreteras sin alquitranar.

Las otras cuatro islas están reservadas exclusivamente a la fauna y la flora.




2 thoughts on “Holanda construyó cinco islas para impulsar la biodiversidad

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *