Honduras: detienen a sospechosos de la muerte de Berta Cáceres

100

Tegucigalpa.- La policía hondureña detuvo ayer lunes a cuatro individuos presuntamente vinculados con el asesinato de la activista por el medio ambiente y los pueblos indígenas, Berta Cáceres, de acuerdo a un portavoz de la fiscalía hondureña citado por AFP.

Uno de los sospechosos es un hombre que trabajaba para Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), una firma local que estaba detrás del proyecto de la represa de Agua Zarca, que Cáceres logró llevar a su fin, después de organizar a residentes y activistas, de acuerdo a la fiscalía. Hidroelectrica Agua Zarca, una unidad de DESA, aseguró en un comunicado que estaban sorprendidos que el hombre, identificado como Sergio Rodríguez Orellana, había sido detenido por el homicidio de Cáceres.

“Hidroeléctrica Agua Zarca ratifica que bajo ningún concepto es responsable ni tiene vínculo material e intelectual con el asesinato de la líder indígena Berta Cáceres” sentenció también la empresa en el comunicado.

Dos de los otros sospechosos eran soldados, uno en servicio activo y el otro ahora retirado, según dijo a la prensa Lenin González, portavoz de las fuerzas armadas.

Por otro lado, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, se mostró satisfecho por las detenciones y felicitó a los investigadores, con la promesa de que se haga justicia para lo que denominó como “un golpe de Estado a Honduras”. “Felicitar a los operadores de justicia que esta mañana, después de largas jornadas, han capturado a cuatro presuntos culpables de la muerte de nuestra conciudadana Berta Cáceres”, señaló Hernández en una conferencia de prensa en la casa de gobierno.

¿Quién fue Berta Cáceres?

Berta Cáceres fue una prominente activista hondureña, que desde hace 20 años venía luchando por los derechos de los pueblos indígenas, la mujer y por la preservación de los recursos naturales. Cáceres es ampliamente recordada por la lucha que emprendió contra la Represa Agua Zarca, construcción que estaba prevista para ejecutarse al lado del Rio Gualcarque, un territorio que es sagrado para las comunidades indígenas lencas.

Tras una fuerte campaña, hizo que se retiraran del proyecto los grandes inversores, logrando su objetivo de detener la construcción de la represa. A pesar de que fue detenida por ello, será liberada posteriormente por el apoyo masivo a su causa y recibirá el permio Ambiental Goldman en 2015.

Desde entonces Cáceres denunció persecución política y amenazas de muerte, hasta su asesinato en la madrugada del 3 de marzo de 2016, por desconocidos que ingresaron a su vivienda en La Esperanza, Honduras.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *