Huesos aborígenes revelaron una violencia que arrasó hasta con los niños

España.- Los huesos de los aborígenes de Gran Canaria comenzaron a narrar a la ciencia forense una historia muy alejada del idealismo.

El hallazgo se remonta a los tiempos antes de la Conquista. Recrea  una sociedad tan violenta que su huella se ve en el cráneo de uno de cada cinco niños. Asimismo, el Museo Canario, uno de los centros de referencia en el pasado de las islas, comenzó hace tiempo la tarea de revisar con criterios médicos la amplia colección de cráneos que atesora.

Los mismos, originarios de varias canteras prehispánicas de Gran Canaria  datan entre los siglos VI a XVLos responsables de esa exploración dieron a conocer en el mes de enero, en una revista estadounidense de antropología que el 27,4 % de los cráneos de antiguos grancanarios tienen fracturas de cráneo no atribuibles a accidentes.

Las muestras encontradas presentan signos claros de haber sido fruto de una agresión (y el porcentaje se eleva al 33 % si el foco se ciñe solo a los varones). Además, dicho artículo subrayó un fundamento llamativo: la cantidad de fracturas de cráneo violentas.

Estas pudieron observarse en los sujetos recuperados en uno de los lugares más importantes de Gran Canaria en tiempos prehispánicos; el barranco de Guayadeque, el cual supera a los de cualquier otra sociedad prehistórica del mundo.

65 cráneos de niños aborígenes

Los especialistas extendieron el contexto a toda la isla, para examinar 65 cráneos infantiles recuperados en 9 sepulturas prehispánicas.

En este sentido, relataron a la revista International Journal of Osteoarchaeology que esto dio como resultado niños con fracturas de cráneo en uno de cada tres depósitos y prácticamente en los 9 siglos estudiados.

También, el 21 % de los niños presentan traumas de ese tipo, solo los menores de cinco años se libran. Como ocurría con los adultos, fueron causados por golpes de gran violencia con armas romas de piedra o madera.

“La violencia física suele ser la cumbre de la pirámide. Lo que causa eso está en la base, en cómo se organiza esa sociedad, en qué condiciones biogeográficas vive”.

“Y claramente podríamos enlazar esa violencia física con una sociedad fuertemente jerarquizada, como era la aborigen de Gran Canaria”. Explicó Delgado.

Según publicó EFE, Javier Velasco añadió que, los poblados grancanarios aborígenes no estaban fortificados, porque nadie imaginó protegerse de un enemigo externoPor otro lado, agregó que los graneros comunitarios sí lo estaban, ya que de ello dependía la supervivencia.

Quizá te interese ver:

CDMX lanzará séptima Expo de Pueblos Indígenas desde el 10 al 13 de mayo

Pueblos originarios de Canadá aún esperan por disculpas del Papa

Luisa Bermúdez

Luisa Bermúdez

Profesora de Castellano y Literatura egresada del Instituto Pedagógico de Caracas/Correctora de estilo. Redactora y editora de Segundo Enfoque. Venezuela
Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Email