Iglesia italiana hospeda a indigentes

134

Italia.- La época invernal azota Europa con temperaturas demasiado bajas. Esa es una de las causas del fallecimiento de muchas personas sin techo. Por ello, una iglesia italiana abre sus puertas, pero no sólo para dar la misa.

La Limosnería Apostólica, organización encargada de la caridad del Papa Francisco, ha establecido que la iglesia de San Calixto en Trastévere debe acoger y dar refugio a los indigentes que viven cerca del Vaticano y Roma.

Esta acción se inició hace siete días gracias a la Comunidad de San Egidio y beneficia a más de veinte personas que se encuentran en situación de calle. Se les disponen camas equipadas con varias almohadas, frazadas y, por supuesto, colchones. Además, hay servicios higiénicos.

Los voluntarios de la comunidad se turnan para acompañar a los huéspedes tanto de día como de noche y, así, garantizar su bienestar. Incluso los italianos y extranjeros que se refugian allí pueden cenar en un comedor dispuesto a metros de la edificación.

Según comunicó Radio Vaticana en una de sus publicaciones recientes, a cada voluntario se le asigna un huésped para buscar y cubrir sus necesidades. Y también se les busca sitios de acogida mucho más estables.

De hecho, el Sumo Pontífice, durante la Misa de Jubileo de las personas excluidas socialmente, llevada a cabo el día 13 de noviembre pasado, dijo: “La persona humana, colocada por Dios en la cumbre de la creación, es a menudo descartada, porque se prefieren las cosas que pasan. Y esto es inaceptable, porque el hombre es el bien más valioso a los ojos de Dios. Y es grave que nos acostumbremos a este tipo de descarte; es para preocuparse, cuando se adormece la conciencia y no se presta atención al hermano que sufre junto a nosotros o a los graves problemas del mundo, que se convierten solamente en una cantinela ya oída en los titulares de los telediarios.”

La iglesia en cuestión es bastante antigua y es propiedad de la Santa Sede. Fue construida en el lugar donde fue martirizado el Papa Calixto I. El hecho sucedió en el año 222 y la construcción data del siglo XVII.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *