Industria automotriz de Argentina ha tenido un año de alto rendimiento pese a la inestabilidad financiera

83

En un volátil contexto macroeconómico de caída en las exportaciones, en especial del rubro de la soja, una subida abrupta del dólar a falta de divisas oficiales, una inflación rampante producto del déficit fiscal y cambios de gabinete que no generan resultados, la industria de Argentina se mantiene a flote, sobre todo la industria automotriz.

Como muchos de los rubros de la economía argentina, el ensamblaje de vehículos también requiere de componentes importados, y para ello se necesitan dólares. La crisis en el mercado cambiario generó retrocesos en el número de patentamientos y ventas de autos.

Sin embargo, desde el sector automotor confían en que 2018 será uno de los mejores años en ventas en la historia del mercado automotriz en el país.

“Este año sigue teniendo una proyección excelente más allá de lo que pasa con el dólar y esta desaceleración de la economía. Esta merma en boletos, en tráfico en concesionarios y en patentamientos no ha modificado las expectativas en forma significativa”, aseguró al diario La Prensa Santiago Labella, gerente de Comunicaciones de Ford Argentina.

Asimismo, el directivo detalló que en la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) sostienen las 900.000 unidades. Esto convertiría 2018 en el tercer año de producción. No obstante, precisa que no se producirá al ritmo que se venía manteniendo hasta mayo, pero apuestan por una alta producción para generar alta rentabilidad de mercado.

Y en medio de un proceso inflacionario creciente en el país, Ford Argentina busca que el precio de los autos no aumente de forma desmedida.

Lea también: Argentina: Télam despidió vía correo electrónico más de 400 trabajadores

Apuesta por la industria automotriz de Argentina

Al respecto de este asunto, Labella explicó que en la industria en general se trabaja porque el aumento del dólar no impacte de lleno en los productos. Asegura que no hay un traslado lineal del valor de la divisa estadounidense a los precios. “Seguimos haciendo inversiones, estamos desembolsando 55 millones de dólares para la nacionalización de piezas de los dos vehículos que se producen en Pacheco (Focus y Ranger).

Al ejecutar inversiones en dólares, Ford controla el margen de volatilidad que pueda tener la equivalencia del valor del dólar en el mercado sobre el peso.

Labella cree que el precio puede mantenerse estable debido a que está la mano de obra y las partes nacionales no están dolarizadas.