Instagram creó etiquetas para luchar contra la bulimia

45

Instagram ha ideado la forma de emprender la lucha en contra de la bulimia a través de la ampliación de las etiquetas y otra serie de estrategias.

Para combatir trastornos como la bulimia, Instagram se ha dedicado a incrementar los controles y filtros sobre el contenido que se sube a la red relacionado con estos padecimientos.

De modo que una nueva lista de hastags que aún no han sido revelados, apareen en la lista de control de Instagram, esto en función de evitar la visibilidad masiva de contenidos relacionados con la bulimia y anorexia.

Pero no sólo la estrategia de Instagram se basa en prohibiciones sino en estrategias de ayuda, a través de los mensajes con advertencia que surgen cada vez que se teclea alguna etiqueta en particular que se encuentre en la lista de control.

Controles a favor de la vida

La BBC se encargó de suministrar las palabras utilizadas como etiquetas que lograban sobrepasar los controles, precisándole a Instagram esta información de vital importancia.

Este tipo de propuesta no es nueva para la afamada red social, ya que desde el año 2012, ha emprendido diversas acciones para luchar contra las autolesiones y trastornos. Entre las principales acciones destacaron el cierre de cuentas, así como la eliminación de fotografías que promoviesen dichos comportamientos.

Pese a la serie de aspectos tomados en consideración para luchar contra los trastornos, algunos expertos en Instagram han logrado burlar el sistema para sobrepasar los vetos y burlar la normativa de la red social.

En un reportaje publicado por la BBC, expertos señalaron que uno de los trucos es escribir mal y a propósito los hashtags, para que estos no sean detectados por el algoritmo encargado de controlarlos, lo que definitivamente pone de manifiesto las carencias del sistema y las limitaciones de usar un algoritmo.

Desde la BBC informaron que aún es posible encontrar artículos relacionados con la bulimia, generando la peligrosa posibilidad de que llegue a jóvenes, entre tanto, contabilizaron hasta 38 alternativas a un hashtag muy común entre bulímicos y anoréxicos, lo que ciertamente representa un peligro.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *