Invitan a misión de la ONU por caso Sala

99

El Gobierno de Argentina decidió encarar de lleno la ofensiva internacional que impulsa la liberación de la líder de la agrupación Tupac Amaru, Milagro Sala. Como reacción inmediata, el presidente Mauricio Macri anunció ayer que invitó al Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria de la ONU a visitar la Argentina para evaluar in situ la situación de la dirigente social en Jujuy. 

Se dio a conocer que esa invitación será extensiva a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA.

Algunos medios de manera formal anunciaron la decisión del Gobierno es que las misiones de la OEA y la ONU tomen contacto directo con Sala, con los funcionarios judiciales que llevan adelante la causa por malversación de fondos en la Tupac Amaru y con el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

“Hemos invitado a los miembros del Grupo de Trabajo de la ONU para que vengan al país a ver el cumplimiento y respeto a los derechos humanos que rigen en la Argentina”, dijo Macri ante el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Trudeau este jueves realizó una visita a Argentina y también trasladó un reclamo de Amnistía Internacional al Gobierno por la liberación de Sala. Trudeau había recibido una carta de la oficina de Amnistía Internacional en Canadá explicando la situación de Sala.

El tema de la invitación  a la CIDH y al Grupo de Trabajo de la ONU se definió anteayer, tras una reunión que hubo entre funcionarios de la Cancillería, la Secretaría de Derechos Humanos, la Jefatura de Gabinete y el gobernador Morales.

Todo esto ha respondido a dos objetivos claros: por un lado, dar respuesta al informe de Naciones Unidas que determinó la detención “arbitraria” de Sala y, por otra parte, se adelanta a una eventual decisión de la CIDH que marcharía en el mismo camino que la ONU.

Para el día de hoy se espera que el Gobierno entregue una respuesta a la CIDH y al Grupo de Trabajo de la ONU para informar sobre la situación judicial de Sala ante una eventual definición sobre medidas cautelares que pidieron el CELS y Amnistía Internacional.

El caso de Sala es que se encuentra detenida desde diciembre por el delito de sedición por liderar una protesta social. Luego fue exculpada de ese delito, pero quedó detenida inmediatamente por la causa de malversación de fondos que se le sigue por el manejo irregular de dinero en la Tupac Amaru.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *