Docente argentina murió porque el IOMA no le suministró medicamento

136

Argentina.-  La docente Gabriela Ciuffarella murió porque el IOMA no le suministró medicamento un indispensable para su tratamiento contra el cáncer.

Se trata del Carfilzomib, que utilizaba para cumplir el tratamiento de mieloma multiple.

El Instituto de Obra Médica Asistencial (IOMA), que se ubica en la ciudad de Buenos Aires, se negó a proveerle el fármaco.

“La disposición de esta “obra social sin corazón” es dejar que los pacientes se mueran”, dijo una amiga de la maestra.

Los familiares de Gabriela habían solicitado el medicamento al IOMA en diciembre del año pasado, pero nunca recibieron respuesta. Lo volvieron a solicitar a principios del mes de febrero y tampoco les respondieron.

La respuesta por parte del IOMA llegó la semana cuando se presentaron manifestaciones por Suteba debido a la negativa del medicamento. Esto ocurrió en Lomas de Zamora y en la Plata.

A pesar del esfuerzo por conseguir el medicamento, la docente seguía empeorando al no obtenerlo a tiempo.

“Si le hubiesen dado la droga, por ahí hoy la estaría peleando. Estaría más tranquilo porque podría pensar que se hizo todo lo posible”, enfatizó Luis Cuiffarella.

IOMA no suministró medicamento por alto costo

El hermano de Gabriela informó que ella solo necesita 6 dosis de Carfilzomib. Cada una costaba 200 mil pesos que IOMA no quiso pagar.

Asimismo, Cuiffarella presentó la denuncia comunicando lo siguiente: “Responsabilizo al IOMA porque la doctora me dijo en diciembre que podíamos pelearla. Podíamos hacer más cosas, pero sin la droga mucho no se puede hacer. Cuando pasan estas cosas, al trabajador no lo salva nadie y si la medicación es cara, lo dejan morir”.

Por el avance de la enfermedad la abogada de la familia solicitó al IOMA suministrar el medicamento lo antes posible.

La docente estaba amparada en la ley 23611, que expresa: “de interés nacional, en la política sanitaria, la lucha contra el cáncer, los linfomas, las leucemias y demás enfermedades neoproliferativas malignas”.

Gabriela Cuiffarella y sus familiares no son las únicas personas que han pasado por esta situación. Lamentablemente la obra social ha decaído mucho y no se ocupa de sus pacientes.

Por otro lado, a través de las redes sociales, amigos y familiares la despidieron bajo el hashtag #IOMAabandonoaGaby.

También los familiares se movilizaron hasta la delegación de IOMA de Lomas de Zamora para exigir justicia.