jueves, octubre 28, 2021
InicioInternacionalesItalia, refugio para torturadores

Italia, refugio para torturadores

Italia-  Argentina pide la extradición del sacerdote Reverberi para que declare por su presunta implicación en torturas sucedidas en la última dictadura militar.

Acorde a los testimonios, el sacerdote italoargentino Franco Reverberi asistía a sesiones de tortura en la localidad mendocina de San Rafael durante la dictadura militar que tuvo lugar en nuestro país en la década de los 70.

[pullquote]»El padre Reverberi es una persona buena y tranquila. No lo podemos juzgar por lo que hizo en el pasado. Dios dirá»[/pullquote]

El acusado, quien reside en la localidad italiana de Parma, se negó a declarar y es por eso que el 15 de noviembre de 2012 el juzgado federal de San Rafael ordenó su detención inmediata. Es así que el juzgado solicitó la extradición del sacerdote. Sin embargo, en Italia, el código penal no considera a la tortura como un delito, y el de lesiones ya prescribió.

Por otra parte, el sacerdote (de 78 años) es acusado por hechos acontecidos en 1976, el delito de lesiones tenía una duración de 22 años, de manera tal que ahora ya no hay forma de condenarlo.

Es así que Italia demuestra que lamentablemente tiene un vacío legal terrible. Personas relacionadas con la embajada argentina en Roma han declarado que «Italia se está convirtiendo en un refugio de torturadores».

Y es que aunque el Parlamento italiano ha intentado introducir el delito de tortura en el código penal, se ha encontrado con un muro de resistencia de parte de las fuerzas de seguridad. Patrizio Gonella, impulsor de una campaña de reconocimiento del delito de tortura con Amnistía Internacional ha declarado que «Existe gran presión de los sindicatos policiales. Consideran que introducir el delito de tortura supone criminalizar a las fuerzas de seguridad». Básicamente ése es el motivo por el cual los partidos políticos no llegan a un acuerdo para modificar el código penal italiano.

El vacío legal que toma lugar en Italia es el que permite que el sacerdote, impune, se encargue todavía de confesiones y de oficiar misas. La gente en Sorbolo, donde reside, lo respeta profundamente aunque varias personas saben de su oscuro pasado. Lo justifican, diciendo que «El padre Reverberi es una persona buena y tranquila. No lo podemos juzgar por lo que hizo en el pasado. Dios dirá» e incluso han afirmado que «ya es una historia pasada. No lo extraditaron».

Para los habitantes de Sorbolo puede ser historia pasada que el sacerdote haya participado en sesiones de torturas. Pero para la mayoría de las personas no es historia pasada, es historia presente hasta que todos los implicados en hechos de violencia durante la dictadura se presenten delante de un tribunal para ser juzgados y condenados.

La organización argentina Asamblea Permanente por los Derechos Humanos ha enviado dos cartas al Sumo Pontífice pidiéndole que interceda. La primera carta fue recibida y el Vaticano dio aviso, de la segunda carta no hay noticias.

La situación legal en italiana ha permitido que diversos delincuentes y torturadores se exilien al país europeo, escapando así de las leyes en sus países.

 

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments