Joao Pessoa, un destino turístico poco conocido de Brasil

900

Brasil.- En Joao Pessoa, uno de los destinos turísticos menos conocidos de Brasil, el viajero encontrará 135 kilómetros de playas de arenas blancas y aguas cristalinas.

Muchas de las playas de Joao Pessoa no cuentan con servicios y son poco visitadas, pero valen la pena por su singular belleza.

Las playas más frecuentadas por los turistas se encuentran en la franja costera de la capital.

Playa Camaratuba ofrece aguas de un azul intenso y grandes olas, ideal para la práctica del surf.

Aunque no tiene una gran infraestructura, es la preferida de quienes quieren pasar el día en un sitio tranquilo.

Al bordear la costa, llegará a las playas Giz Branco y O Forte. Muy cerca está un poblado de pescadores en el cual puede adquirir algunos productos básicos.

La Baia da Traiçao cuenta con la única reserva indígena del estado de Paraíba. Está habitada por las tribus de los Potiguara.

Es una excelente oportunidad de aprender danzas nativas, hacer artesanías, y probar comida típica.

Muy cerca está Mamanguape que tiene varios restaurantes y bares para disfrutar de un trago al final del día.

En la playa de Mamanguape, está Peixe-boi marinho, un lugar donde los manatíes circulan libremente.

Allí asegúrese de observar las indicaciones de los guías, para no causarle daño a los ejemplares y a su hábitat.

Lucena es famosa por sus festejos de carnaval. Desde allí puede ir a Lucema y Costinha, donde podrá tomar fotografías dignas de postal.

Desde Costinha tome el ferry para ir hasta la costa de Cabedelo. Esta ciudad portuaria casi forma parte del área metropolitana de Joao Pessoa.

En esta zona están las playas más visitadas. Una de ellas es Praia da Jacare, de agua dulce. Todos los días, al atardecer se oye en la playa el “Bolero” de Maurice Ravel, lo que atrae a cientos de turistas.

Desde la costa este sobre el Océano Atlántico, se llega a Areia Vermelha. Cuando baja la marea aparece un banco de arena que atrae a los nadadores.

Otras playas que vale la pena visitar son Camboinha, Poços, Intermares y Campina.

La mayoría, excepto Intermares, son piscinas naturales de aguas tibias, ideales para pasar el día con niños.

Treinta kilómetros de más playas

Desde Intermares hay 30 kilómetros de playas e infraestructura dedicada al turismo.

Manaíra, Tambaú, el banco de coral Picãozinho, Cabo Branco y Ponta do Seixas, son famosas por sus amaneceres.

También le recomendamos Penha, Arraial, Camurupim, Sol y Gramame, poco frecuentadas.

Playa Jacumã es una de las más extensas y además cuenta con un gran desarrollo inmobiliario.

Después están Carapibus, Coqueirinho y la famosa Tambaba, la primera playa de la región declarada reserva natural.

El viaje puede terminar en Pitimbu, la última ciudad de la costa de Paraíba. Aquí los platos de langosta son muy codiciados. También pude bucear y ver las formaciones de coral.