Joaquín “El Chapo” Guzmán suplicó agua y un rato al aire libre

272

A unos meses de haber sido declarado culpable en la Corte de Brooklyn, en Estados Unidos, Joaquín “El Chapo” Guzmán hizo una serie de peticiones al juez Brian Cogan a fin de mejorar su calidad de vida y estancia en la prisión norteamericana, donde se encuentra recluido desde 2017.

Entre las exigencias del capo mexicano destaca su solicitud de al menos dos horas al aire libre, porque actualmente se encuentra aislado en una celda minúscula en la que no tiene derecho ni al aire o el sol.

“El señor Guzmán se ha comportado de una forma ejemplar en los 27 meses que ha estado en custodia; nunca ha sido irrespetuoso o violento hacia los miembros de la prisión, ni ha habido ningún reporte (queja)”, se lee en el documento de 11 hojas firmado por Mariel Colón, abogada del exlíder del Cartel de Sinaloa.

Lea también El Pentágono autorizó otros 1.500 millones para el muro fronterizo

Otras exigencias de Joaquín “El Chapo” Guzmán

Asimismo, la defensa de Joaquín “El Chapo” Guzmán también solicitó tapones para las orejas, con los que el narcotraficante espera aliviar el dolor de oídos que padece desde hace meses y que le impidió seguir su proceso judicial con un traductor electrónico; así como la posibilidad de adquirir al menos seis botellas de agua a la semana, ya que el grifo que está en su celda se encuentra completamente lleno de moho por lo que se puede “ver y saborear” este hongo, lo que puede resultar perjudicial para la salud.

Colón, abogada de Joaquín “El Chapo” Guzmán de origen puertorriqueña, explicó que el aislamiento de su defendido, así como no recibir el aire natural o la luz solar, provoca en Guzmán problemas psicológicos como angustia, fatiga mental y pérdida de atención.

“Este tipo de restricciones no tiene ninguna relación con la preocupación de seguridad, solo sirve para castigar al señor Guzmán y alargar su sensación de frustración y aislamiento“, concluye la petición remitida ayer a la Corte del Distrito Este de Nueva York, con sede en Brooklyn.

Aislamiento y sin privilegios

Desde su extradición a Estados Unidos en 2017, Joaquín “El Chapo” Guzmán permanece una celda pequeña en el Metropolitan Correctional Center (MCC) de Manhattan, donde se encuentra completamente aislado y carece de cualquier tipo de privilegios.

De hecho, el narcotraficante mexicano solamente tiene derecho a tener visitas de sus abogados y dos llamadas de 15 minutos al mes con sus familiares; también cuenta con una hora de recreo de lunes a viernes en la que puede ejercitarse en una bicicleta mecánica y ver únicamente tres canales de televisión en español.

Ante la peligrosidad del capo, la prisión de Manhattan optó por mantener su celda con la luz encendida todo el tiempo; mientras que la calefacción y el aire acondicionado se encienden de manera irregular. Además, cuenta con una deficiente provisión de sábanas limpias y comida.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *