Joaquín Sabina quedó mudo a mitad de un concierto en Madrid

167

El cantante español Joaquín Sabina abandonó un concierto en Madrid, la noche del sábado, al quedarse sin voz a mitad del espectáculo. Su representante, José Navarro “Berry” aseguró que el artista se encuentra bien pero que tuvo que salir de la tarima “porque no tenía voz para seguir cantando, no se encontraba bien”.

“Se quedó sin voz y directamente prefirió parar el concierto; se fue a dormir muy triste”, afirmó su representante.

Y es que antes de iniciar su concierto, a las 21:40 horas, Sabina recordó los problemas de salud que ha padecido durante estos últimos tiempos; además le acotó a los presentes “no están viendo ustedes un buen concierto por mi parte hoy”.

A las 23:00 horas el cantautor español se vio obligado a abandonar la tarima. Posteriormente a las 23:20 Pancho Varona informó: “Joaquín no va a poder seguir el concierto. Lo sentimos de todo corazón”. Pero las quejas y reclamos del público asistente al lugar, cerca de 17.000 personas, no se hicieron esperar ante la interrupción del recital en el WiZink Center de Madrid.

Esta “interminable” gira de Joaquín Sabina, que inició en mayo de 2017 en México, se ha visto teñida por los múltiples problemas de salud que padece el interprete. En este sentido, Navarro informó que después pasar por el especialista, se decidirá sobre los cuatro conciertos que quedan de la gira del cantante “Lo niego todo”.

Lea además Beyoncé y Jay-Z estrenaron álbum como dúo y sorprenden a sus fanáticos

¿Regresará a los escenarios?

Aunque su portavoz aseguró que el cantante “se encuentra bien”, no es un secreto que Joaquín Sabina, de 69 años, recorrió pasillos de hospitales en medio de sus tour. Además de reprogramar diferentes concierto por las afecciones de salud.

“Lo digo porque, como sucede tan a menudo, cuando les cuenten que envejecer es una cosa fantástica, porque la experiencia y la sabiduría… Mienten como bellacos. Envejecer es una puta mierda”, aseveró en el escenario antes de iniciar su presentación, arrancando los aplausos del público.

Joaquín Sabina intercaló cada canción que interpretó con una confesión. “Mi plan no era envejecer sin dignidad. Mi plan era pasar de la adolescencia a la vejez sin ser adulto. Es decir, llegar a los 69 años, que es el número más glorioso que puede conseguir un buen viejo verde”.

“Hay días que se cruzan los cables del corazón y la garganta”, indicó el cantante antes de interpretar Y sin embargo, canción con la que abandonó el escenario y dejó a su banda continuar con el espectáculo.



Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Magíster en Literatura Latinoamericana, egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador - Instituto Pedagógico de Caracas.