JP Morgan advirtió que burbuja de deuda podría crear una nueva crisis económica en España

68

En 2008, España atravesó por una crisis económica sin precedentes en su historia. Una burbuja financiera también estalló ese año en el país y ello supuso deudas, desahucios y desempleo.

Y a pesar de que España logró un crecimiento sostenido durante los años siguientes, las proyecciones apuntan a que, así como el crecimiento ha sido lento, también se avizora un posible escenario de recesión.

El banco de inversión JP Morgan ha estimado que aún no se tiene y no llegaría en el corto plazo a España un ciclo de inflación, presiones en las tasas de empleo o más apalancamiento a nivel corporativo y a nivel del consumidor, según Clay Erwin, asesor y analista del grupo financiero.

Sin embargo, ante una pregunta que le formuló el diario El País en una entrevista sobre por dónde podría venir la próxima crisis económica de España, el experto contestó lo siguiente:

“Es difícil de prever. El susto puede venir de cualquier factor, por ejemplo, un rebote más fuerte del precio del petróleo o un aumento demasiado rápido de los tipos, pero si tuviese que decantarme por uno, diría que la presión que viene de la parte de los sueldos puede causar la próxima recesión”, dijo enfáticamente.

Claramente, el riesgo potencial para la economía española se centra en que una presión inflacionaria por caída en los mercados o un “evento geopolítico inesperado”, según señala Erwin, podría deprimir en ciertos niveles la capacidad de la economía española para aumentar sus exportaciones y amplificar su mercado laboral interno.

Advertencia de la deuda

A medida que el crédito se expande, el nivel de morosidad de los clientes también lo hace y eso genera déficits que los bancos deben financiar y cubrir con la inyección de recursos de capital en depósitos o mediante la emisión de más dinero. Y es esa dinámica la podría hacer estallar una burbuja de deuda en la economía española.

La burbuja de deuda es el gran miedo de todos los bancos centrales, por eso no van a hacer nada radical que pueda causar un desplome en los mercados. En JP Morgan reconocemos que es un riesgo, pero lo vemos bastante improbable”.

Clay Erwin, jefe de renta variable de Banca Privada de JP Morgan