Puigdemont

Juez belga aplazó decisión sobre entrega de Puigdemont a España

131

Puigdemont y los cuatro exconsejeros comparecieron este viernes ante el tribunal de Bruselas que debe decidir si serán extraditados a España.

El juez encargado del caso decidió tomar un poco más de tiempo para analizarlo y pautó la próxima citación para el 4 de diciembre, en la que los acusados presentarán sus alegaciones.

Se pudo conocer que la audiencia se celebró a puertas cerradas en la Cámara del Consejo. El encuentro duró poco más de una hora.

Mientras que la llegada de los imputados se hizo de manera discreta y fuera del alcance de los medios de comunicación.

Fiscalía pide extradición

Por su parte, la Fiscalía del país solicitó que se ejecute la entrega requerida por la Audiencia Nacional del país ibérico.

Sin embargo, la institución judicial desestimó uno de los cargos (prevaricación) que imputan las autoridades españolas.

Puede tomar más tiempo

Luego de la próxima citación con el juzgado belga, se estima que se tomen otros 10 días para comunicar una decisión sobre el caso.

Esto significaría que la noticia se lanzaría en plena campaña para los comicios del 21 de diciembre en Cataluña.

Según lo indicado por la jurisprudencia, se estima que el proceso se prolongue y el dictamen final se dé luego de las elecciones.

¿Qué alega la defensa?

Las partes defensoras de Puigdemont y los 4 exconsejeros intentan comprobar que si estos son trasladados a España podrían sufrir la violación de sus derechos fundamentales.

Un punto que es difícil de sostener en la Unión Europea, según Anne Weyembergh, investigadora de la Universidad Libre de Bruselas.

La experta señaló que los abogados tienen que demostrar que existe un riesgo real de una manera concreta, porque entre las naciones del continente se presume que se respetan los derechos humanos.

Sin embargo, la euroorden, instrumento legal para acelerar las extradiciones, tiene una brecha a la que podría alegar el juez para negar el requerimiento de España.

Tomando en cuenta la lista de 32 delitos que exigen una entrega inmediata, esta no se daría si uno de ellos no tiene equivalencia en la legislación belga.

Al parecer, podría ser el caso con los cargos de sedición y rebelión. Ambos son contemplados de otra forma por Bélgica.