Juez intervendrá administradora de propiedad de Kirchner

229

Argentina.- Un juez intervendrá la empresa que administra el hotel Alto Calafate en Argentina, propiedad de la familia Kirchner, ubicado en el sur del país.

Tanto la expresidenta, Cristina Fernández, como sus hijos están en un proceso por presunto lavado de dinero.

La propiedad del empresario Osvaldo Sanfelice será intervenida durante seis meses en los que se apartará a sus autoridades. La Justicia asumirá “facultades de información, administración y recaudación”, de acuerdo a la resolución publicada en el Centro de Información Judicial.

La empresa actualmente lleva los registros contables de ese establecimiento de lujo. El hotel está situado en la sureña provincia de Santa Cruz y perteneciente a Hotesur, una red hotelera de la que la exmandataria es dueña.

La medida ejecutada por el magistrado Julián Ercolini contra la administradora Idea SA, se ejecuta paralelamente al desarrollo de investigaciones por supuestas irregularidades con empresarios de la obra pública a través de Hotesur.

Varios miembros de la familia Kirchner están vinculados con irregularidades

Además de Cristina Fernández y sus hijos, en mayo de este año el mismo juez procesó también a Romina Mercado -sobrina de la expresidenta y al empresario de la construcción Lázaro Báez. Este último, desde 2016 se encuentra en prisión preventiva por otras razones.

De acuerdo a Ercolini, la cadena hotelera no contaba “con capacidad económica ni experiencia en el rubro”, y su objetivo era otorgarle a las cantidades pagadas en sobornos “apariencia de legítimas”.

El magistrado ya intervino la compañía en marzo, cuando aseguró que había sido “una de las personas jurídicas a través de las cuales la familia Kirchner, habría recibido periódicamente dinero obtenido mediante la defraudación contra el Estado nacional”.

Cristina declaró por esta razón en noviembre de 2017, negando todas las acusaciones y afirmando que la actividad de la firma familiar había sido plenamente legal.  Además denunció que su situación judicial estaba sesgada por intereses del oficialismo.

El “caso Hotesur” se inició en noviembre de 2014 por una denuncia de quien fuera diputada nacional, Margarita Stolbize. La parlamentaria acusó a la expresidenta y a otros altos cargos de su Gobierno de delitos de violación de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad en la gestión de la empresa.