“Jungle”: la prueba definitiva de que Daniel Radcliffe sí puede actuar

387

Es imposible ver la cara de Daniel Radcliffe y no pensar en Harry Potter. Después de todo, la saga del niño mago le dio fama mundial. Esto puede ser un calvario para algunos actores: sacarse un papel tan icónico puede ser complicado, en especial si tienes que lidiar con dudas sobre tu capacidad interpretativa.

Pero esta vez, en la cinta “Jungle”, el inglés demostró que sí puede actuar y que, encima, lo puede hacer increíblemente bien.

La película narra la travesía de 3 amigos en la jungla de Bolivia en los 70, adónde son llevados por un guía fraudulento que les llena la cabeza con historias de “tribus de indios y montones de oro por descubrir”.

Ya en medio del viaje, cada uno se va enfrentando a sus peores miedos. Uno no sabía nadar, otro era muy débil para hacer turismo de aventura, otro era egoísta y no le importaba más que sus propias ansias de adrenalina. El punto clave se da cuando Yossi Ghinsberg, el personaje de Daniel, queda varado al lado de un río luego de que la precaria balsa en que navegaban se destrozara.

El muchacho estuvo perdido casi 15 días en medio de la selva, sin comida ni agua. Tan solo con una mochila con algunos instrumentos. Completamente solo.

Es una historia basada en la vida real, dato que siempre le agrega un`punto de dinamismo extra a películas de este corte.

Un viaje emocional

Lo interesante de esta propuesta, que pudo haber sido tan parecida a muchas otras del género, es que el protagonista no sólo se enfrenta a su entorno, a la temida jungla y sus depredadores, sino a sí mismo.

Yossi se bate e a duelo con su interior, con sus inseguridades, con sus miedos, con quién es como persona, y todas las circunstancias que lo han llevado hasta ahí.

Una de las mejores cosas de la cinta es la impresionante interpretación de Daniel Radcliffe. Su declive emocional, a medida que los minutos avanzan, es asombroso, emocional y físicamente, ya que, cabe resaltar, no utilizaron efectos especiales para el desgaste en el cuerpo del ex Harry Potter. Radcliffe perdió más de 10 kilos para este papel.

Pero pese a los enormes esfuerzos del británico, la película pierde su rumbo por momentos. Cae excesivamente en los flashbacks y los delirios de Yossi, productos de la inanición y la soledad.

“Jungle” es una cinta emocionante y entretenida, dramáticamente muy buena, que pudo haber sido mucho mejor de lo que es, pero que igual vale muchísimo la pena verla y apreciar la mejor actuación de la carrera de Daniel Radcliffe, al menos hasta el momento.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *