Juventud LGBT es más propensa a sufrir trastornos

108

Sumado a los problemas que se le presentan a la comunidad LGBT en términos generales (tales como la discriminación y la falta de derechos), un estudio reciente determinó que la juventud está más expuesta a sufrir de trastornos alimenticios.

Los hombres jóvenes LGBT tienen hasta 5 veces más probabilidades de utilizar pastillas adelgazantes que los heterosexuales, estas cifras han sido dadas a conocer por una investigación realizada por la Universidad de Columbia.

El estudio fue realizado con una muestra de jóvenes pertenecientes a Norteamérica entre 12 y 18 años desde 1999 hasta 2013, analizando los comportamientos alimentarios, como las pastillas adelgazantes, los ayunos y los purgantes, los resultados arrogados han sido impactantes.

La juventud LGBT es la más propensa a sufrir de este tipo de trastornos en comparación a la comunidad de jóvenes en general, y lo más “impactante” es que tiene la tendencia de seguir aumentando al pasar de los años.

Se conoció que los parámetros que fueron analizados no incluyen enfermedades en sí como por ejemplo la bulimia y la anorexia. Sin embargo lo que fue investigado representa un factor de riesgo bastante elevado y que puede ser desarrollado en el futuro; además es conocido que esta población tiene una mayor tendencia a sufrir de depresión y ansiedad.

La edad promedio que los jóvenes comienzan a sufrir de este tipo de trastornos es de 14 años de edad, del mismo modo puede irse acentuando a medida que transcurra el tiempo.

Por ejemplo entre chicas bisexuales, esta conducta era superior en 1999 que en 2013, descendiendo de un 33% a un 22%. Sin embargo, el 36% de las LGBT jóvenes de la muestra han realizado curas de ayuno y/ o purgas.

Los autores principales de la investigación determinaron del mismo modo que los resultados varían no solo de LGBT a heterosexuales sino de orientación sexual entre hombres y mujeres siendo mayor el riesgo en las chicas que en ellos.

Los participantes en el estudio determinaron que hace falta una mayor orientación en cuanto a este tipo de temas dentro de las instituciones, y así lograr que esto no sea un problema más que se sume a la lista que ya posee esta comunidad, que a diario debe luchar con discriminaciones y violación de los derechos humanos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *